LLamazares, la crisis de la izquierda y una consideración final a futuro

Si estás intentando entender las medidas disciplinarias promovidas por Garzón contra Gaspar Llamazares a base de leer recortes de prensa, de entrar en la web de Actúa o, peor aún, de leer los estatutos de IU, te recomiendo vivamente abandonar esta tarea.

Hay una regla de oro que se cumple en cualquier organización política: cuando las cosas van bien, los problemas internos son aparcados y, cuando van mal, los desacuerdos están a la orden del día… Y en el caso de IU, de Podemos y de las famosas confluencias, las cosas van muy mal

Podemos y los aliados que ha ido incorporando (entre los cuales IU) se presentaron ante el mundo como una opción ganadora, como una opción diferente al resto de partidos y sus dinámicas viciosas, como una opción que iba a acabar con la “casta” y que iba a derrotar al “régimen del 78” representado por PP, PSOE y Ciudadanos.

Este discurso populista, parecido a los discursos iniciales del Movimiento 5 estrellas o de Syriza, es mano de santo en épocas de crisis y tiene rentabilidad electoral a corto plazo pero, como no responde a un análisis riguroso de la realidad, acaba por generar desencanto y frustración entre afiliados y electores.

Es cierto que, en el último año ha habido modulaciones del discurso y la práctica política de Unidos Podemos pero, como no ha habido ni un debate colectivo ni una teorización de los cambios necesarios ni, por supuesto, un cambio en los liderazgos, los cambios introducidos por la via de los hechos no han hecho otra cosa que añadir confusión a la confusión.

Por eso las expectativas electorales de UP (como algunos vaticinamos en su día) van progresivamente a la baja de manera continuada desde hace dos años y por eso – siguiendo la regla de oro más arriba mencionada, hay conflictos importantes en las mareas gallegas, en Catalunya, en Madrid y en otras comunidades ; conflictos larvados entre errejonistas y pablistas; conflictos entre Podemos y los anticapitalistas de Podemos … y conflictos internos en IU.

Los conflictos internos en IU tienen especifidades importantes porque no se refieren sólo a las diferencias en la línea política. Lo que están haciendo Garzón y el PCE es acabar con la IU soberana y plural que hemos conocido en las últimas décadas para convertirla en una red de activistas organizada al servicio del PCE , partido que aspira a convertirse – ahí está la clave – en un sujeto de pleno derecho dentro de Unidos Podemos. La determinación con la que se está llevando esta maniobra nos la indica con claridad el hecho de que Garzón esté dispuesto a cercenar una sensibilidad como la que representa IzquierdaAbierta y a dinamitar una federación de IU tan emblemática y potente como la asturiana

En todo caso, la preocupación por estos temas – como demostró un Manifiesto publicado recientemente y cuya lectura recomiendo – no la tienen únicamente Llamazares o Izquierda Abierta sino también muchas otras sensibilidades de IU que asisten espeluznados a la desnaturalización de Izquierda Unida

CONSIDERACION FINAL A FUTURO

El desarrollo de la crisis de Unidos Podemos y de IU se entremezclará confusamente y de manera poco predecible con las convocatorias electorales de los próximos meses pero lo que está más claro que el agua es que, tras el ciclo electoral y gobierne quien gobierne en el Estado, lo que ahora abarca UP se encontrará partido en varios trozos.

Mi obsesión, y la de otros muchos, es que uno de estos trozos recoja los valores fundamentales que caracterizaron a la antigua IU, que sea honesta en sus análisis de la realidad, que prime el servicio a la ciudadanía sobre la vieja política partidista, que abomine del sectarismo, que sea capaz de colaborar con otras izquierdas en torno a programas y que, por supuesto, cultive una una democracia participativa y organizada que rechaze el cesarismo plebiscitario.

Ojo! Que esta fuerza política (una especie de IU rejuvenecida y mejorada) sea posible no está escrito en ninguna parte pero lo que sí me parece indiscutible es que, si esto no se consigue, el futuro de la izquierda en España será mucho más complicado y difícil.

Por eso es necesario que todo lo que comparta esta visión se movilice con generosidad y con una visión amplia del futuro que se ha de construir. Yo, desde luego, estaré en la última fila empujando todo aquello que se mueva en esta dirección

Esta entrada fue publicada en España, La izquierda, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LLamazares, la crisis de la izquierda y una consideración final a futuro

  1. Emilio Alonso Sarmiento dijo:

    Querido Eberhard: Preconizar la auténtica política, alejada de sectarismos, personalismos, cesarismos y demás ismos, se convierte en estos días en un ejercicio de melancolía. Pero no por eso podemos desfallecer, nos va mucho en ello, y no nos queda otra. Un gran abrazo.

    Me gusta

  2. Fulgencio López Sierra- Inmobiliaria GAUDI dijo:

    Buen analisis. Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s