Historico Politica Internac

Página en construcción

EL YIHADISMO Y MI PRIMA

grosske | 01 Desembre, 2015 19:42

Una prima mía ha tenido pesadillas en las  que sus nietos, que viven en el extranjero, son víctimas de un atentado. Está asustada y, como le pasa a  las personas asustadas, todo bombardeo le parece poco. Intenté explicarle que esto no era la solución pero sin demasiado éxito. Convinimos en que escribiría algo sobre este tema y en éstas estoy

Quince días después de los atentados de Paris,  vi. un noticiario de France2  que dura exactamente 30 minutos y que excluye, todo hay que decirlo, los deportes y el tiempo. Los temas tratados fueron los siguientes: terrorismo (20 minutos), las peripecias judiciales de Benzema y un concierto que Adele va a dar en París  (6 minutos) y, para acabar , vuelta al homenaje en los “Invalides” a las víctimas de los atentados…Pensé que lo raro era no estar asustado.

Por otra parte, es  un hecho objetivo  que, provocándole pesadillas a mi prima, todo el mundo gana: ganan los terroristas al convertirse en el centro de la política mundial; gana la prensa al ver como su audiencia se dispara; ganan popularidad  los gobiernos al liderar el “obligado” consenso  frente a la amenaza exterior; ganan las opciones conservadoras; ganan los fabricantes de armas; pierden las libertades públicas; pierden terreno  las preocupaciones sociales y pierden las opciones pacifistas que, de pronto, parecen cosa de sonados irresponsables cuando no de personas poco sensibles ante los atentados terroristas.

 Está claro que  la inmensa mayoría  sentimos indignación y náuseas ante el asesinato indiscriminado de personas inocentes,  los degollamientos públicos con fines propagandísticos, el totalitarismo religioso y  la destrucción del patrimonio histórico y artístico. Muchos tenemos la convicción, en suma,  de que los yihadistas encarnan una buena parte de  lo peor de la humanidad.  Por eso, es fácil llegar a la conclusión de  que bombardear y acabar cuanto antes con estos desalmados es lo mejor que se puede hacer.

Y sin embargo, como diría Galileo, y sin embargo… estar viendo durante 14 años que esta política es un absoluto fracaso debería hacernos reflexionar.

Desde los atentados del 11 de septiembre del 2001, por no irnos más atrás, los países de la OTAN hemos bombardeado e invadido Afganistán colocando un gobierno de  confianza  que, sin embargo, sólo ha conseguido  controlar una pequeña parte del país;  hemos bombardeado e invadido Irak colocando un gobierno de  confianza que tampoco controla la mayoría del territorio y que no es capaz de impedir que  Bagdag conozca  atentados como el de Paris varias veces al mes; hemos bombardeado y destruido el Estado libio sin conseguir siquiera  la constitución de un gobierno digno de tal nombre y  sumiendo a la  ciudadanía de este país en el caos y la indefensión;  hemos alentado una guerra civil en Siria cuya duración pronto duplicará la de la guerra civil española y que aún no tiene visos de acabar… ¿Cuál ha sido el resultado de tal política catorce  años después?: generar una catástrofe humanitaria indescriptible,  provocar la huida de millones de refugiados,  reforzar al yihadismo radical y colocarnos en una situación  igual o peor que la anterior en términos de seguridad interior.

Para que los responsables de este fracaso estrepitoso  consigan  mantener la misma política sin tener demasiada oposición interna sólo tienen dos maneras: hacernos vivir de espaldas a la realidad de lo que allí sucede (lo más cómodo y lo más frecuente)  o, cuando esto es imposible,  sacar del cajón el discurso de que estamos en una guerra, explotar nuestro miedo (la emoción más poderosa) y conseguir así el mágico efecto que ya denunció en 1914 el político norteamericano Hiram Warren Johnson: “cuando una guerra estalla, la primera víctima es siempre la verdad“.

El pacifismo no  significa reaccionar con una pasividad beata  frente a las agresiones de que seamos objeto o frente a las agresiones que padezcan terceros : tenemos derecho a defendernos y tenemos el derecho, y el deber, de  defender a quien es agredido injustamente. Pero en esta última palabra, “injustamente” está la clave de todo.

Decía Ramón Llull que “Justitia procurat pacem” y  a los países occidentales, cuando intervenimos en Oriente Medio o en el norte de Africa, no nos mueve la justicia: nos mueve lo mismo que nos ha movido desde la época colonial : el control de la zona y el provecho económico que  este control nos reporta.

Por eso financiamos y vendimos armas a los talibanes de Afganistan  cuando se enfrentaban con los rusos; por eso vendimos armas a Sadam Hussein cuando estaba en guerra con Jomeini; por eso apoyamos dictaduras como la del Sha de Persia y seguimos apoyando dictaduras como las de Arabia Saudí; por eso creamos en Palestina un Estado como el de  Israel  que nos sirviera de cabeza de puente en la zona y por eso no hacemos nada serio para evitar que el pueblo Palestino sea  sometido  cotidianamente a la miseria y la represión.

Resumiendo mucho, nosotros no buscamos la justicia, buscamos  el  control, aunque sea parcial, de los recursos petrolíferos, y, mientras esto sea tan evidente,  mientras  no cambiemos nuestra política en Oriente Medio y el Norte de Africa, ningún bombardeo o invasión impedirá  el auge del yihadismo no sólo en  los países afectados sino también entre miles de  jóvenes nacidos y educados en Francia,  Bélgica, Gran Bretaña  o España.

Pero ésta es la realidad que,  por razones obvias, no están dispuestos a dejarnos ver

¿Qué hacer entonces? Pues resumiendo: 

1.- Comprender que el Daesh como Estado es vencible militarmente (incluso con facilidad) pero que el terrorismo yihadista es invencible mientras se siga practicando la misma política

2.- Renunciar a invadir y/o destruir Estados como sistema rápido de influir en la zona

3.- Por supuesto, perseguir policialmente, judicialmente  y con el auxiliode los servicios de inteligencia al terrorismo yihadista existente en nuestros respectivos países

4.- Cortar la financiación y el aprovisionamiento de armasdel terrorismo yihadista , propiciado , indirectamente, por algunos países que, por otros motivos, consideramos nuestros aliados

5.- Promover la constitución de un Estado palestino  donde la gente viva con decencia y con derechos

6.- Establecer una alianza sólida con los movimientos y países democráticos de la zona

7.- Promover el desarrollo y no la destrucción

Nada de todo esto tendrá un efecto mágico e inmediato pero sí que conseguirá que dejemos de empeorar las cosas y nos situemos en la senda de la paz

LUCHAR CONTRA EL TERRORISMO IMPLICA TAMBIEN CAMBIAR DE POLITICA EXTERIOR

grosske | 15 Novembre, 2015 09:18

No nos debe preocupar pecar por exceso en la condena a lo que ha sucedido en Paris. Usar como arma política el asesinato indiscriminado de gente inocente es, exactamente, la definición misma de terrorismo y no hay suficientes palabras en el diccionario para condenarlo como se merece.

Sí nos debería preocupar, en cambio, el poco vigor con el que condenamos las víctimas del mismo tipo de territorismo en otros países geográficamente también muy próximos como Líbano, Irak o Siria… Se diría que hay víctimas de primera y de segunda categoría y esto es moralmente indefendible. Un ejemplo: en abril  murieron 147 jóvenes universitarios a manos de un comando islamista que irrumpió en la Universidad. Si no lo sabes o apenas lo recuerdas es porque  eran jóvenes negros en una universidad de Kenia

…Y también nos debería preocupar el conseguir dosificar  adecuadamente las emociones y la razón: cuando el terrorismo no es un fenómenos aislado y puntual es que hay causas objetivas de carácter político que favorecen su desarrollo. Hay poderes políticos, económicos y mediáticos a los que este debate sobre las causas favorecedoras del auge terrorista les incomoda porque son ellos los que han contribuído poderosamente a incrementarlas. Por eso intentan hurtarnos este debate aventando únicamente el miedo y la emoción. Mala fórmula.

En los últimos 15 años, los países de la OTAN  han (hemos) incrementado notablemente nuestra vieja costumbre de “poner orden” en Oriente Medio por via militar y hemos contribuido muy activamente a la explosión política de tres estados vecinos (Afganistan, Irak y Libia), hemos apoyado sin  fisuras al estado israeli y a la represión inhumana contra el pueblo palestino, hemos alentado una guerra civil en Siria que ya dura 5 años y que está provocando una inmensa tragedia humanitaria… y el resultado de estas políticas no puede ser más nefasto: estamos mucho peor que antes de empezar.

Luchar contra el terrorismo yihadista no es sólo perseguir  sus actos criminales, también pasa por establecer otro marco de relaciones con nuestros vecinos. No podemos contribuir al incendio de las casas de nuestros vecinos y que, al mismo tiempo,  el humo no nos entre por las ventanas

 

EL SALUDO NAZI DE LA REINA Y LA NECESIDAD DE ESTUDIAR (POR LIBRE)

grosske | 19 Juliol, 2015 09:00

La foto de la Reina de Inglaterra haciendo el saludo nazi que ha publicado The Sun no es una anécdota. No por lo que hiciera una niña de  7 años (que es irrelevante) sino porque nos pone en contacto con una parte de la historia reciente de Europa que ha sido cuidadosamente maquillada o directamente ocultada a los ojos del gran público.

En el aluvión de libros, películas, documentales, etc sobre la Segunda Guerra Mundial, es rarísimo encontrar referencias a algunos hechos como que el Rey de Inglaterra (tío de Isabel II y muy célebre por abdicar para casarse con una divorciada) manifestara explícitamente su admiración por el dictador alemán, que lo mismo hiciera el “bonachón” de Winston Churchil, que Hitler estuviera nominado al premio Nobel de la Paz en 1938 o que Henry Ford,  desde norteamérica, financiara al partido nazi.

En la película “El huevo de la serpiente” (1977) Ingmar Bergmann describe muy bien la complicidad de la burguesía alemana con el nazismo pero las complicidades más arriba descritas quedaron al margen, quizás  porque no tuvo valor para hacer otra cosa.

El hecho cierto es que una parte de las fuerzas conservadoras de las “democracias occidentales” veían a Hitler como un tipo algo rudimentario pero muy útil para frenar al comunismo y, cuando tuvieron que elegir entre los valores democráticos y la preservación de sus  privilegios sociales y económicos optaron claramente por lo segundo.

Estamos saturados de información pero andamos anémicos de hechos objetivos y de VerdadEl que no ponga codos y estudie por su cuenta está condenado a vivir en la Luna

YIHADISMO: LO QUE HACEMOS NO SIRVE PARA NADA

grosske | 14 Gener, 2015 21:11

Frente a los atentados de Paris, Europa anuncia medidas para intervenir con menos limitaciones  las comunicaciones de la ciudadanía, controlar mejor sus desplazamientos y vigilar más y mejor a los elementos sospechosos… O sea, lo mismo que se viene haciendo desde el ataque a las Torres gemelas de 2001 y lo mismo que se viene anunciando cada vez que hay un atentado que conmueve particularmente a la opinión pública.

Hollande también ha anunciado un recrudecimiento de los ataques aéreos en Irak…o sea, lo mismo que anunció George Bush cuando, en 2002, invadió Afganistán “para acabar con Al Qaeda”  (la misma organización, por cierto, que acaba de reivindicar el atentado de Paris).

Por tanto, 14 años después de estar inmersos en la misma dinámica, los interrogantes no pueden girar únicamente sobre si el primer tipo de medidas choca más o menos con las libertades individuales y sobre si el segundo tipo de medidas mata y martiriza a más o menos inocentes: una tercera y gran interrogante es si estas medidas son útiles o no.

¿El fanatismo y la violencia son menores ahora que hace catorce años?, ¿Cuál es el panorama en los países donde se ha intervenido militarmente tanto de forma directa (Afganistán,  Irak,  Libia) como de forma indirecta (Siria)? Y, lo que es más importante, ¿tenemos algún elemento racional para pensar que la situación mejorará en los próximos años si se siguen aplicando las mismas políticas?

Leo los periódicos, escucho la radio, veo la televisión… y compruebo que éste es un debate vetado por los grandes medios de incomunicación de masas. Sin duda, porque es el que más les duele

VENEZUELA, AMNISTIA INTERNACIONAL Y DERECHOS HUMANOS

grosske | 04 Abril, 2014 19:47

Escribo estas líneas  teniendo delante el reciente informe de Amnistía Internacional sobre las protestas callejeras en Venezuela. Un informe que desmiente a todos, a los unos y a los otros, y que he leído con el respeto que siempre me ha merecido Amnistía:  un verdadero faro de luz en medio de las tinieblas.

Sin lugar a dudas, experiencias como las de Venezuela, Ecuador o Bolivia son  un movimiento emancipador del ámbito geográfico al que, no hace tanto tiempo,  Estados Unidos se atrevía a denominar despectivamente  su “patio trasero”.  La revolución bolivariana es una revolución democrática de ruptura con el neocolonialismo no sólo en lo político sino  también (y ahí es donde más les duele) en lo económico

Leer lo que está pasando en Venezuela no es demasiado complicado: tras intentar derribar la Revolución Bolivariana mediante un golpe de Estado clásico y mediante las urnas (en todas las ocasiones sin éxito), se está haciendo un nuevo intento combinando el desabastecimiento, la protesta callejera y la violencia selectiva contra personas y servicios públicos. Las dificultades de abastecimiento en los supermercados  se ha convertido en el principal icono de una campaña que pretende mostrar a Venezuela como un país empobrecido y que no funciona : nada más lejos de la realidad (Venezuela es uno de los países con más renta per cápita de Latinoamérica) y nada que no me recuerde muy poderosamente aquellas huelgas de los transportistas chilenos de 1973. También hubo en el Chile de Allende quien quiso que el país no funcionara como paso previo al desalojo por la fuerza de un gobierno democráticamente elegido en las urnas.

Pero quienes compartimos este análisis no le hacemos ningún favor a la emancipación de América Latina agitando un butafumeiro acrítico o adoptando una posición meramente reactiva frente a los ataques interesados que el gobierno bolivariano recibe del exterior.

Chávez y Maduro han cometido errores importantes al romper puentes con  capas sociales que podrían estar objetivamente interesadas en el proceso de cambio, y también al traspasar en demasiadas ocasiones la frontera que separa el partido del Estado. Con ello han enardecido a los propios pero han comprometido su futuro electoral y han minado su base social potencial

El informe de Amnistía Internacional pone de manifiesto algo  que los más importantes medios de comunicación de nuestro establishment han ignorado miserablemente: que los muertos debidos a las protestas de los últimos meses se reparten a partes casi iguales entre ambos bandos. ¿Os imagináis el discurso del PP si en las protestas sociales en España hubieran muerto ocho policías, si se hubieran levantado barricadas con vocación de permanencia en vías importantes de comunicación, si se hubiera asesinado a civiles que hubieran intentado atravesar estas barricadas o si se hubieran incendiado edificios públicos?…Pero todo esto – que ha pasado y que no se dice  – no es excusa para silenciar los abusos de policias y paramilitares que han culminado en malostratos, detenciones abusivas y  la muerte de manifestantes .

El gobierno de Maduro tiene que resistir pero sin ceder a la tentación de encerrarse, de aislarse ni, mucho menos, de ejercer abusivamente el poder… Y nosotros tenemos que ayudarle a resistir y también a no equivocarse

SI NO FUERAS UN BICHO RARO, PODRIAS PARTICIPAR EN UNA PRUEBA COJONUDA

grosske | 17 Març, 2014 21:11

La Sexta, El Pais, ABC, Tele5, Antena 3, RTVE y un larguísimo etcétera están haciendo con la crisis de Crimea lo mismo que han hecho casi siempre los grandes medios de comunicación ante los  conflictos internacionales: desinformar a la población (o, en el mejor de los casos, informarla muy parcialmente, que viene a ser lo mismo).

Quien se informe como lo hace el 95% de la gente, mirando las noticias mientras cena, escuchando un rato la radio del coche y dando un rápido repaso a los grandes titulares de prensa, es imposible que tenga una idea siquiera aproximada sobre lo que está sucediendo en éste y otros casos similares. La guerra de Crimea de 1853 fue un conflicto imperialista de libro para el control de vías comerciales y zonas de influencia económica. ¿Sabéis de qué hablaban los periódicos franceses y británicos antes de enviar al personal a luchar contra los rusos y a  morir como chinches en Crimea? Pues de la gestión de los Santos Lugares, de los enfrentamientos físicos entre peregrinos y de la actitud prepotente de los cristianos ortodoxos amparados por el zar. Parece cachondeo pero, lamentablemente, no lo es. Como tampoco es cachondeo que USA invadiera Afganistán para vengar los atentados del 11-S y acabar con Al-Qaeda (objetivo plenamente conseguido, como todos sabemos) o que invadiéramos Irak, España también, porque Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva.

Aquí no va a llegar la sangre al río porque Rusia es mucha Rusia y porque los suministros de gas son los suministros de gas. Pero, en todo caso, se me había ocurrido utilizar este artículo para plantear algunas preguntas muy concretas que permitieran al interesad@ controlar algunas cosillas de las que no se le hubiera informado. Por ejemplo, iba a preguntar : “Sabía Vd que en el actual gobierno de Ucrania hay hasta tres partidos de extrema derecha, uno de los cuales controla fuerzas paramilitares?”, “¿Sabía Vd. que, desde el año 1475, Crimea ha estado bajo control turco durante 297 años, bajo control ruso durante 240  y sólo 60 ha sido parte de la República de Ucrania (37 de los cuales en el marco del  Pacto de Varsovia)?” ; “Sabía Vd. que Crimea se integró en la República de Ucrania por una decisión unilateral del Presidente de la URSS, Nikita Krushev en 1954?”. “Sabía Vd. que, de los 23 años en que Crimea ha formado parte de una República de Ucrania independiente, 16 lo ha hecho como un estatuto diferenciado del resto de territorios ucranianos, con una constitución propia y una bandera casi idéntica a la rusa?“.

Pero, cuando ya tenía redactadas las preguntas, me he dado cuenta de que tú no eres representativo de la mayoría, tú eres de los que se informan en sitios raros como este bloc, y entonces he comprendido que todo este lío de la prueba se me había ido al carajo. Mala pata!