Chalecos amarillos y lazos amarillos

El aniversario de los chalecos amarillos se ha traducido en nuevas protestas y altercados pero también ha sido una nueva certificación de la pérdida de fuelle de este movimiento que ha costado enormes pérdidas económicas, miles de heridos y centenares de ingresos en prisión.

La lección que cabe extraer es que, en las democracias asentadas, promover cambios estructurales precisa de amplios apoyos sociales y de proyectos coherentes. Dicho de otra manera: los atajos voluntaristas están condenados al fracaso.

En momentos de crisis, las referencias políticas se debilitan, la política líquida hace su agosto y muchos políticos creen que pueden hacer, decir y proponer cosas sin fundamento… Pero se equivocan. Por eso han fracasado los chalecos amarillos; por eso UnidasPodemos ha tenido que cambiar radicalmente su discurso para poder sobrevivir; por eso Casado ha tenido que meter a Aznar en un cajón y dejarse la barba para parecerse a Rajoy y – aquí está la mejor parte – por eso Vox no podrá mantener su discurso y sus propuestas cuando el impacto del “procés” pierda fuerza

(Reflexión dedicada a Emilio Alonso porque me da la gana 😉)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s