Más ayudar a Catalunya y menos jugar a abogados

aaajuecesAntes de que acabemos buscando  Schleswig-Holstein en la Wikipedia o de que nos matriculemos en un curso de derecho internacional conviene recordar que las cuestiones políticas son lo prioritario y que las posibles responsabilidades judiciales de los políticos deben ocupar un lugar secundario.

Aquí está pasando todo lo contrario: la “cuestión catalana” se ha convertido en un  partido de fútbol en el que los políticos, los medios y la ciudadanía estamos patéticamente sentados en la grada mientras jaleamos los goles que, sobre el césped, marcan  fiscales y  jueces españoles, belgas, alemanes y escoceses. Un jodido disparate.

Objetivamente, la cuestión que más interesa a la ciudadanía de Catalunya es saber si el próximo gobierno de la Generalitat va a gobernar respetando la Constitución y el Estatut o no. Es decir, si se va a normalizar la situación o se va a poner en marcha un “procés 2” que acabe en una nueva DUI y, con toda probabilidad, en un nuevo 155. La mayoría parlamentaria independentista está claramente dividida sobre esta cuestión (hasta el punto de provocar la ruptura de la CUP con el procés en el marco de la investudura de Jordi Rull)… Pero, incomprensiblemente, no es de esto de lo que estamos hablando;  como tampoco estamos centrados en la manera de desencallar la fractura en dos mitades de la ciudadanía catalana o de cómo reformular la relación entre Catalunya y el resto del Estado. Otro jodido disparate

Expresado lo anterior, cuatro telegramas breves pero sabrosos:

1.- Me alegro de que se vaya deteriorando la hipótesis de la rebelión pilotada por Llarena. Una cualificación excesiva según el parecer de muchísimos juristas y sobre la que recomiendo este excelente artículo de Pascual Riaño

2.- En España hay una fiscalía que obedece a directrices gubernamentales particularmente desacertadas y también puede haber  jueces que se equivocan, como en todas partes; pero el discurso de que España no es un país democrático en el que hay presos políticos es un cuento para ingenuos inventado por el independentismo y que, a mi pesar, hace suya una buena parte de Unidos Podemos

3.-  El procés ha sido un disparate doble. En primer lugar, porque no es legítimo ni viable intentar imponer un proceso de secesión con sólo el 47% de los votos y la mitad de la propia Catalunya en contra y, en segundo lugar,  porque, al cometer este error, el procés ha favorecido el crecimiento de  las posiciones políticas más centralistas tanto en Catalunya como en el conjunto de España. Menudo fiasco.

4.- En relación con esto último: también comete un grave error el importante sector de UP que, instintivamente, simpatiza con el procés porque se enfrenta con Rajoy, se mete con el Rey, organiza manifestaciones multitudinarias y se enfrenta con las fuerzas del orden. Al actuar así, no sólo ignoran la estrategia equivocada del procés: también parecen ignorar que, así como está el mundo y si ahora se produjera una quiebra del Estado de Derecho, lo que aparecería por la puerta no sería el Che Guevara, sería Vladimir Putin

Esta entrada fue publicada en Catalunya, La izquierda y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s