Pedro, Pablo, Alberto, ¿y si moviéramos un poco el trasero?

juego pañuelo

De niño siempre se me dio mal el juego del pañuelo. O sea, que a lo mejor es culpa mía si no soy capaz de entender la sutil estrategia por la que el  PSOE  y Unidos Podemos están ahí parados,  piernas flexionadas, mano extendida, músculos del brazo tensos y mirada penetrante, todos en torno a una investidura que, si alguien no hace algo, está cantado que se  la va a llevar Mariano Rajoy.

Pero, por si acaso no es así, por si acaso el problema es que prefieren estarse quietos que arriesgarse a padecer desgastes externos y críticas internas,  me atrevo a hacer las siguientes sugerencias y consideraciones:

1.- El objetivo a conseguir es  el proyecto que cada uno representa pero tamizado – esto es esencial – por lo que la gente votó el 26D. Aferrarse a lo que a cada uno le gustaría que hubiera pasado es legítimo pero, si se quiere intervenir en la política institucional a corto plazo,  ninguno de los participantes en un eventual acuerdo puede pretender conseguir lo que las urnas no le han dado

2.- Lo que la gente ha votado globalmente el 26J es muy parecido a lo votado el 20D y que ya tuve ocasión de explicar en otros artículos de este blog: la gente ha votado cambio (por eso me subleva que el pañuelo se lo lleve Rajoy) pero un cambio moderado y sin sobresaltos. A mí me irrita que haya sido así, que no haya habido más alegría y más audacia a la hora de emitir el voto… pero ha sido así y fingir olvidarlo es hacerse trampas en el solitario.

3.- En el movimiento hacia la investidura, la inercia favorece al PP como partido más votado y, por tanto, impedir que gobierne Rajoy e impedir que vayamos a unas terceras elecciones (escenario que sería  indeseable en general y catastrófico para la izquierda en particular) hay que hacer algo: la parálisis conduce al abismo.

4.- En este hacer algo es esencial que los partidos dejemos de hablar (y criticar) a  los otros partidos y hablemos de política, de programas y de medidas concretas para arreglar problemas concretos: sobre la base de los apriorismos y la opinión recíproca que los unos tenemos de los otros no hay nada que hacer.  Lo que podía ser pedagógico en campaña electoral ahora ya no es serio. Y  aún es menos serio que haya quien se mese los cabellos ante la posibilidad de llegar a algún tipo de acuerdo con Ciudadanos porque es muy de derechas y, al mismo tiempo, hable con toda naturalidad de llegar a algún tipo de acuerdo con Neo-Convergencia i Unió, partido marxista por excelencia, como todo el mundo sab

5.- Consecuentemente con lo anterior, hay que hablar con todo el mundo y desde ya e inundar el panorama político de propuestas, de proyectos y de posibles soluciones a los problemas de la ciudadanía

6.- El programa posible  está cantado: un programa de regeneración democrática en profundidad y de apoyo a los sectores sociales  más castigados por la crisis y las políticas neoliberales

Y 7.- El partido o partidos que han de formar parte del nuevo gobierno, los compromisos que unos y otros han de adquirir respecto a la legislatura y la investidura ha de ser lo ULTIMO:  una consecuencia del grado de  acuerdo programático y nunca un a priori

Así, y sólo así, es posible que Rajoy no se lleve el pañuelo

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s