La llave de Domènech, Iceta, el ejemplo del 20-D y el respeto a los votantes

llaveSi a  los catalanes les pasa tras el 21-D lo mismo que a los españoles después de las elecciones de diciembre de 2015 y tienen que volver a votar siete meses más tarde las consecuencias serán aún peores. En primer lugar porque los catalanes necesitan en mucha mayor medida que su martirizada situación política se resuelva cuanto antes y, en segunda lugar,  porque este nuevo paréntesis institucional se produciría en el marco de la aplicación del 155 y, por tanto, en un ambiente  particularmente crispante, anómalo  y enrarecido

La dinámica de las encuestas – de dudosa fiabilidad en un ambiente tan novedoso y volátil –  apunta a un crecimiento progresivo de Ciudadanos, a un ligero retroceso del independentismo respecto a las elecciones del 2015 y a un empate técnico entre constitucionalistas e independentistas que dejaría a  Catalunya en Comú  (a pesar de susdiscretos resultados) como un elemento determinante de la nueva situación.

Sin embargo, Catalunya en Comú sabe que no puede utilizar su famosa llave con la misma facilidad que lo hacen  los partidos centristas tradicionales: pidiendo contrapartidas a unos y otros y determinando – en función de dichas contrapartidas –  el sentido en que se debe inclinar la balanza.

En primer lugar porque, si así lo hiciera, la dichosa llave (como sucede con la de la radiografía que ilustra este artículo) podría suponer graves contradicciones internas y un grave problema de salud para su dueño y,  en segundo lugar, porque la solución a los problemas de Catalunya no pasan por apuntalar uno u otro bloque con una frágil mayoría.

Lo de gobernar Catalunya con una exigua mayoría y a base de chutar balonazos hacia delante (como hacen los malos equipos de fútbol) es algo que los independentistas ya deberían saber que no es una buena idea… y que los constitucionalistas no deberían intentar repetir.

Catalunya vive un problema complejo que necesita soluciones imaginativas, audaces y complejas. Por eso me parece interesante el gobierno transversal formado por Catalunya en Comú, ERC y PSC que plantea Domènech y por eso me gusta también que Iceta se ofrezca a gobernar en solitario, hablando con todos y  buscando  reconciliación y transversalidad.

Pero estas quinielas son aún prematuras. Lo que tendrían que hacer los partidos el 22-D es recogerse en capilla, ESCUCHAR lo que hayan votado los electores y actuar honestamente en consecuencia.

Lo que no puede pasar, por ejemplo, es lo que pasó en España el 2015: que la gente vote mayoritariamente por el cambio (aunque por poco margen) y que una cadena de torpezas derive un nuevas elecciones y en la continuidad de Rajoy. Apenas un mes después de las elecciones del 2015 advertí de de que la mayoría por el cambio era muy ajustada  y, para hacerlo posible, tuve la osadía de proponer  una fórmula imaginativa y contraria – advertía yo mismo – a la inercia habitual de los partidos.  Por supuesto, la inercia prevaleció y los resultados fueron los que fueron. Ojalá que, en el caso de Catalunya, no vuelva a pasar lo mismo

Publicado en España, Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Dos pronósticos y una iniciativa im-pres-cin-di-ble. Carta a Alberto Garzón (4ª y última)

garzón2Apreciado Alberto, a  Unidos Podemos ya sólo le queda un último tren para recuperarse con éxito. Me gustaría que le ayudaras a cogerlo.
Hace exactamente un año – en lo más álgido de la crisis del PSOE y cuando las expectativas electorales de  Unidos Podemos parecían ir viento en popa – publiqué un artículo titulado “Unidos Podemos va camino del fracaso, aunque no lo parezca” . Desgraciadamente, el tiempo ha venido a darle la razón a todos los que hemos compartido esta tesis 
Hoy en día, nadie mínimamente informado puede negar la crisis política y electoral en la que se encuentra UP y existen diversos estudios demoscópicos que indican que UP está muy lejos de haber tocado fondo.
Frente a esta situación, la “dirigencia” de UP mantiene un silencio espeso que, lejos de ser tranquilizador, parece indicar la profundidad de la crisis y la incapacidad para afrontarla ( 1)
En esta situación, me permito formular dos nuevos pronósticos y una iniciativa imprescindible
Dos nuevos pronósticos:
El primer pronóstico es que si persistimos en continuar fingiendo que no pasa nada se va a producir un doble desastre:
– Un desastre para la propia UP por cuanto lo que podría haber sido un debate racional se convertirá, más pronto que tarde, en una confrontación interna crispada, tensa y que empeorará aún más nuestra ya precaria situación.
– Y un desastre para la izquierda en general en la medida que nuestro retroceso – y esto es muy importante – va a favorecer que, tras las próximas elecciones,  se produzca una mayoría absoluta de PP y C’s. En efecto, la situación política europea  y la propia dinámica político-electoral del Estado español indican claramente que el crecimiento del PSOE no va a ser suficiente para compensar un fuerte descenso de UP.
El segundo pronóstico es que también vamos a fracasar si intentamos resolver la crisis de UP recurriendo a medidas superficiales.
Dicho de otra manera:  lo de UP no se arregla poniendo fin al agónico liderazgo de Pablo Iglesias (cada vez más desgastado entre el propio electorado de UP), dando una mayor presencia mediática a IU,  haciendo remodelaciones organizativas, retocando  nuestras medidas programáticas,  haciendo un mayor esfuerzo en el trabajo institucional o  dando un mayor impulso a la actividad en los movimientos y conflictos sociales.
La crisis de UP, que es también la crisis de la izquierda alternativa europea (remito de nuevo al sobrecogedor escrito sobre la decadencia de la izquierda en Europa  exige un cambio de orientación mucho más profundo
No voy a hacer aquí un análisis pormenorizado de los errores que, en mi opinión ha cometido UP porque ya los he reseñado a lo largo de este último año en diversas ocasiones:  desde el más reciente,  la posición frente al “procés” independentista de  Cataluña  ,  hasta nuestra incapacidad para leer correctamente la situación posterior a las elecciones de diciembre del 2015  pasando por la inoportunidad  y las falacias  de la famosa moción de censura o la posición errática y viejuna de UP respecto al PSOE 
Pero, intentando hacer un apretadísimo resumen, yo diría que UP es percibido por un sector cada vez más amplio de la ciudadanía como una fuerza excesivamente dogmática, sectaria, alejada de la realidad, errática en muchos temas – especialmente en la relación con el resto de partidos (2) – y más pendiente de los gestos mediáticos y  de la lucha partidista que de los problemas concretos de la ciudadanía. Si a ello añadimos el hecho de ser dirigido por una reducida cúpula institucional y el hiperliderazgo de Iglesias (un funcionamento que tan poco tiene que ver con la nueva política y los valores del 15M) es normal que nuestro proyecto suscite un apoyo ciudadano cada vez más reducido.
Algunos hemos impulsado en IU, desde hace años,  políticas muy distantes de las descritas y, en ocasiones, nuestras tesis han formado parte de lo acordado en las asambleas federales pero su aplicación práctica, por decirlo suavemente, ha sido francamente mejorable. Sin embargo, mi convicción sigue siendo que si incorporáramos estos criterios a nuestra práctica política otro gallo nos cantaría.
Si alguien tiene interés en conocer estas  tesis puede acceder a este sucinto resumen   o a las conclusiones de este artículo que escribí en febrero de este año
Sin embargo, el objetivo de este escrito no es promocionar una determinada  visión de las cosas sino formular
Una iniciativa imprescindible:
Promover en el seno de IU (en la actual UP esta iniciativa es impracticable por razones políticas y operativas)  la apertura de  un proceso participativo  sobre la situación de IU y de la propia UP  y sobre los remedios que hace falta implementar.
Lo propongo acogiéndome al  “Principio de democracia participativa (funcionamiento democrático, consenso y elaboración colectiva)” recogido en nuestros Estatutos y que consagra los debates realizados con tiempo, de manera horizontal, por abajo, buscando la síntesis política y abiertos a personas no afiliadas a IU
Esta debate  es algo que nos debemos después de una XI Asamblea express (por razones electorales) en la que no hubo lugar ni para una reflexión sosegada ni para tocar muchos temas que, sencillamente, fueron ignorados.  Pero estos – con ser importantes – no son los principales argumentos para llevar a cabo esta iniciativa. El principal es que este debate es la única herramienta en nuestras manos para impedir lo que antes he pronosticado: el hundimiento de UP y la mayoría absoluta de la derecha 
Me gustaría que esta propuesta fuera liderada  desde la dirección de IU pero sin olvidar – y esto es una sugerencia para militantes audaces – que un proceso de estas características puede ser impulsado desde corrientes, partidos y militantes autoorganizados
Los que piensan que, para sacar UP a flote y poder seguir aspirando a un gobierno del cambio, basta con lograr  un pacto por arriba sobre la caracterización del post-pablismo deben ser felicitados  por su remarcable optimismo. Pero los demás tenemos la obligación im-pres-cin-di-ble de darle a la militancia de IU la posibilidad de debatir y acordar la implementación de medidas más eficaces
Notas
(1)  Es cierto que, desde el pasado mes de  junio, la dirección de  IU sí que  ha incorporado a sus análisis escuetas alusiones al retroceso electoral de UP, pero lo ha hecho sin analizar las causas, sin plantear posibles soluciones y, por tanto, de manera absolutamente insuficiente
(2) A mí me resulta particularmente penoso los vaivenes, los vetos, las filias y las fobias con el resto de partidos (que, en el caso de nuestra relación con el PSOE, es un verdadero vodevil). Este es un debate que ya habríamos  superado hace tiempo si centráramos nuestras relaciones (con el PSOE y con todos los demás) en los acuerdos programáticos, es decir, en los intereses de la ciudadanía. En cambio, seguimos instalados en la política viejísima de la competencia partidista y los intereses electoralistas
Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Pobre Filosofía, pobre Educación, pobres nosotros

filosofía2Acaba de celebrarse  el Día Mundial de la Filosofía sin pena ni gloria; algo lógico en un país cuya “Ley orgánica para la mejora de la calidad educativa”  prima las “cuestiones prácticas” y considera la Filosofía una secreción del pasado de dudosa utilidad.

Desde una posición crítica con la anterior, no falta quien reivindique con pasión la permanencia en el currículum educativo de una “Historia de la Filosofía” porque les parece monstruoso que la próxima generación ignore quienes eran Aristóteles, Platón o Descartes.

El conjunto del debate es alicorto y profundamente deprimente porque se soslaya la cuestión de fondo: qué enseñamos, cómo enseñamos y para qué

Si, dentro de 300 años, la humanidad ha conseguido sobrevivir al carácter codicioso y depredador del sistema capitalista (cosa que dudo), en los centros educativos  se enseñará una única asignatura con un nombre precioso: “Amor a la Sabiduría”, o sea,  Filosofía.

¿Por qué? Pues porque entonces se tendrá plenamente asumido que sólo podemos aspirar a comprender la realidad si la vemos como un todo del que nosotros mismos formamos parte.

Se explicará que en épocas primitivas ( como la nuestra) la ciencia aún se empeñaba en estudiar la realidad distinguiendo lo técnico de lo científico, lo orgánico de lo inorgánico, lo físico de lo químico, las emociones de la fisiología, lo vegetal de lo animal, lo animal de lo humano y lo terrestre de lo extraterrestre. Y que, para cada trocito de realidad, los especialistas establecían leyes y reglas que se enseñaban en las academias a través de libros diferentes llenos de datos a memorizar. Y los alumnos sonreirán compasivos ante nuestra lamentable torpeza

Los filósofos ayudarán a  los alumnos a reflexionar sobre ellos mismos, sobre sus emociones y sus deseos, sobre lo que les hace sufrir y lo que les gratifica y, sobre todo, sobre todo,  les ayudarán a reflexionar sobre la relación entre el conocimiento, la libertad y la felicidad.

La razón es evidente: dentro de 300 años se tendrá muy claro que, si los alumnos consiguen relacionar estas tres cosas – conocimiento, libertad y felicidad –  la adquisición de  todo tipo de conocimientos, la realización personal y la competencia profesional vendrán por añadidura.

Amén

 

 

Publicado en Y más | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los independentistas no se merecen esto (y los demás tampoco)

vanguardiaLos líderes del procés mienten a los suyos hasta cuando rectifican.

Los Artur Mas, Joan Tardà, Toni Comín, Marta Pascal, Clara Ponsatí,  Sergi Sabrià y compañía; los que hace 15 días llamaban traidor a Santi Vila por querer renunciar a la DUI y convocar nuevas elecciones; los que llamaban traidor a Puigdemont por plantearse siquiera tal posibilidad;  los que alimentaron el cuento de que la independencia estaba a la vuelta de la esquina; los que llamaban botiflers a los empresarios que se iban de Catalunya; los que nos llamaban españolistas a quienes decíamos que, en las presentes circunstancias, la independencia era un callejón sin salida; los que aseguraban que el 1-0 hubo un referéndum con garantías y un pronunciamiento claro y suficiente  en favor de la independencia; los que el 27-0 proclamaron la república catalana asegurando que había agua en la piscina; los que pasaron años diciendo que Europa estaría encantada de acoger como Estado miembro a una Catalunya independiente, moderna y dinámica; los que aseguraban que las empresas harían lo posible por instalarse en una Catalunya independiente; los que decían que Catalunya, liberada del lastre de comunidades atrasadas viviría un auge económico sin precedentes; los que reclamaron el “voto de tu vida” a la ciudadanía; los que llamaron a la gente a manifestarse una y otra vez para explicarles en enardecidos discursos que, en pocos días, serían independientes… dicen ahora que no, que no hay independencia posible a corto plazo.

Unos lo explican poniendo el énfasis en que no se había preparado bien el operativo hacia la independencia, otros en que no habían calculado bien la contundente  respuesta del Estado y otros en que no había una mayoría social suficientemente amplia en favor de la independencia.

Si sus explicaciones fueran sinceras y ahora acabaran de descubrir lo que para muchos era evidente desde el principio, demostrarían un falta de visión política tan monstruosa que exigiría la jubilación política de todos los que así se manifiestan.

Pero  el asunto es aún peor:  los líderes del “procés” mienten de nuevo a sus partidarios porque ellos – que no tienen un pelo de tontos –  sabían perfectamente, desde el principio, que una sociedad dividida al 50% no era base material suficiente para el éxito del procés; sabían perfectamente que muchos estados europeos no estarían dispuestos a abrir la caja de Pandora de sus propios conflictos territoriales con tal de darle satisfacción al gobierno catalán; sabían perfectamente que, proclamada la DUI, la Generalitat no estaría en condiciones de poner bajo su mando al aparato judicial, a la policía y al ejército (elementos imprescindibles de cualquier proceso independentista) y, por supuesto, sabían perfectamente lo que decían los artículos 1, 2, 8 y 155 de la Constitución sobre la preservación de la unidad territorial de España y los mecanismos para garantizarla.

_ ¿Entonces, por qué no rectificaron antes? Pues porque, en el marco de una mayoría parlamentaria de tres partidos y con una temperatura emocional tan alta en el colectivo independentista, el primer político o partido que hubiera dado un paso hacia la rectificación hubiera sido literalmente devorado por los otros. 

En cambio, ahora es diferente. Ahora hay elecciones y resulta que es lo contrario:  que a una buena parte del electorado independentista, la idea de un “Volver a empezar” la película de “el procés” en los mismos términos que en  2015 y con el mismo resultado previsible ya no le parece una alternativa interesante. Por eso es por lo que, ahora se han permitido decir la verdad: porque ahora da votos y antes no.

_ Bueno, pero por qué no hablas de Rajoy? y de la corrupción del PP y de su desprecio por Catalunya y sus aspiraciones?

Este es un hecho indiscutible que algunos venimos denunciando desde hace seis años. La pena es que,en el marco de un “procés” tan mal llevado,  a lo que apuntan las encuestas es a una posible mayoría absoluta PP y Ciudadanos en el conjunto del Estado. Algo que los independentistas no se merecen… y los demás tampoco

(Foto de La Vanguardia)
Publicado en España | Etiquetado , , | 14 comentarios

Cómo reaccionar ante la decadencia de la izquierda europea y de UP. Carta a Alberto Garzón (3ª)

descargaEn el año 2017 se han celebrado elecciones en seis Estados europeos y los  resultados para la izquierda han oscilado entre lo malo  y lo desastroso.

En Francia, tras un mandato lamentable del Partido Socialista, se han celebrado elecciones presidenciales y legislativas.  En ambas ocasiones, las tres fuerzas más votadas han sido el centro neoliberal, la ultraderecha y la derecha. Es cierto que, en la primera vuelta de las presidenciales,  el 19,5% de la France Insoumise de Mélenchon (un clon de Podemos) arrojó algo de luz en este sombrío panorama pero, pocos meses más tarde, la luz se apagó en las elecciones legislativas: un  11% para la France Insoumise y el 9,5% para el PSF. Francia cierra el año con un abrumador peso de la derecha en la inmensa mayoría de las instituciones.

En el Reino Unido, las elecciones revalidaron el gobierno conservador de Theresa May a pesar de la crisis del Brexit y el notable 40% de votos obtenido por el Partido Laborista

En Alemania, la incombustible Angela Merkel ha revalidado su mandato frente a un partido socialista con el 20% de votos (el porcentaje más bajo de su historia reciente), una ultraderecha que ha subido al 10%, unos liberales con el mismo porcentaje y a nuestros amigos de Die Linke con el 9%

En Holanda,  las elecciones legislativas supusieron un triunfo claro de la derecha, tras la que se situaron la ultraderecha , los democratacristianos y los centristas; más abajo, se situaron la izquierda verde y los socialistas, con el 9%, y, más abajo aún, con el 5,7%, nuestros amigos del Partido del Trabajo

En Austria, ha vencido la derecha (31,5%) seguido de los socialdemócratas (26,9%) y la ultraderecha (26%)

En Chequia, por último, ha vencido la ultraderecha (29,6%) seguida de tres formaciones de centro y centroderecha.  Cerrando la lista, encontramos a comunistas y socialdemócratas con un 7 y pico por ciento de votos

En resúmen, el balance del 2017 es  crecimiento de la ultraderecha, hegemonía de la derecha, castigo a la socialdemocracia y una izquierda alternativa que no saca cabeza.

Terrible ¿verdad?  Sin embargo,  esta Europa que vota de esta manera y que nos desagrada por tantos conceptos se vuelve casi atractiva si la comparamos con las otras grandes potencias: con el populismo ultraconservador de Trump, el régimen corrupto de Putin o la dictadura China.

En España

no ha habido elecciones pero permíteme una breve pincelada  sobre los cambios en el eje derecha/izquierda tomando como referencia (para simplificar)  los resultados de los cuatro grandes partidos estatales.

En el 2011 (las elecciones que auparon a Rajoy a la presidencia del gobierno) la suma de PP y UPyD fue un 13,6% superior a la de la suma de PSOE e IU.

En las elecciones de diciembre de 2015, en pleno austericidio, con la corrupción  sobre la mesa y un paro galopante, los electores giraron la orientación de su voto y la suma de PSOE, Podemos e IU  superó a la suma de PP y C’s… pero sólo en un 1,75% : un margen extraordinariamente escaso que debería habernos invitado a ser mucho más prudentes a la hora de preferir volver a tirar los dados  y favorecer la convocatoria de nuevas elecciones en junio de 2016.

En efecto, las elecciones de 2016 volvieron a girar la tendencia y el voto conservador se situó un 2,3% por encima del voto progresista

Si tomamos como referencia la reciente encuesta del CIS, la situación ha seguido empeorando y la ventaja del voto conservador, un año y pico después, es del 2,8%.

Por último, hay que contastar que (como expliqué en la primera parte de esta carta y como IU ha tenido el coraje de constatar en las reuniones de su dirección del pasado junio y del pasado octubre) las pérdidas en el ámbito de la izquierda corren exclusivamente a cargo de Unidos Podemos y no afectan al PSOE que se recupera lentamente de su mal resultado de 2016

La conclusión evidente de todos estos datos es clara:

El giro neoliberal asociado a la crisis no ha favorecido ningún tipo de solución política desde la izquierda  . Todo lo contrario: la izquierda está en retirada, los sindicatos están en retirada y crecen con fuerza salidas insolidarias y xenófobas ligadas a la extrema derecha.

Qué deberíamos hacer?

Pues abrir una profunda reflexión  sobre esta situación para buscar un “hueco” por el que atravesar este muro de desgracias

Qué estamos haciendo?

Desgraciadamente, casi lo contrario.

Podemos es una organización aún emborrachada por los ecos del “asalto a los cielos ” y del “sí se puede” (que tan útiles le fueron como motor de arranque de su andadura) y no se ha atrevido aún a mirar la realidad de frente. Una pena porque lo que necesitamos – si realmente queremos cambiar las cosas –  es una organización lúcida, crítica, autocrítica, que se atreva a mirar a la realidad de cara  y que diseñe estrategias imaginativas y efectivas capaces de cambiar esta realidad.

Carente de organicidad y pivotando en torno a un  hiperliderazgo muy acusado soy muy escéptico respecto a que Podemos esté en condiciones de cambiar su actual situación y jugar este papel

IU, hasta ahora, se ha dejado llevar por el discurso y la iniciativa política  de Podemos y ha concentrado sus esfuerzos en revitalizar la relación entre IU, y los movimientos y conflictos sociales.

Desgraciadamente, esto ya no es suficiente : IU (tal y como señalaba en un escrito anterior) tiene que “descongelar” su debate interno y su capacidad propositiva para ser el motor del cambio en el seno de UP y para definir e implementar estas nuevas estrategias a las que hacia referencia más arriba.

Sobre estas estrategias versará la última parte de esta carta ya excesivamente larga pero me gustaría pensar que la valentía que has demostrado al posicionarte en contra de algunas  postverdades de Podemos como la existencia de presos políticos en Catalunya o el “todo va bien” a nivel electoral puede ser el anuncio de que estarás dispuesto a promover este debate que  IU y UP tanto necesitan.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Al independentismo catalán: última llamada

estelada2Es igual que cojamos esta encuesta de La Vanguardia de hoy o cualquier otra; es igual que el 21D obtengáis mayoría absoluta de diputados (y volvamos al año 2015) o que la rocéis sin alcanzarla: nada va a cambiar porque, como se ha demostrado en las últimas semanas, una Declaración Unilateral de Independencia a las bravas y con una sociedad dividida al 50% – (ESTA ES LA CLAVE REAL DEL ASUNTO) – no tiene viabilidad.
 
Podéis seguir aduciendo vuestros derechos y vuestras razones (que son muchos) y confrontarlos a los derechos y las razones de los unionistas, que también son abundantes; podéis sustituir el argumento de la Catalunya miembro de la UE y el de la prosperidad económica (algo tocados últimamente) por argumentos mas emocionales relativos a las personas encarceladas y a lo miserables que pueden llegar a ser Rajoy y la justicia española. Pero esto tampoco cambiará nada: con una sociedad dividida al 50%, REPITO, no hay fuerza suficiente para imponerle al Estado un proceso de independencia.
 
Sé que en política es más fácil y más rentable – a corto plazo- lanzar la caballería a la carga que hacer un movimiento de repliegue. En el primer caso se concita ilusión, adhesión y votos. En los movimientos de repliegue se genera frustración y los partidos y sus líderes se debilitan. Pero deberíais considerar que mucho peor es darse sistemáticamente contra la pared: esto, a medio plazo,  acabará por resquebrajaros y debilitaros aún más.
 
La independencia de Catalunya, puede llegar algún día (quienes quieren ponerle puertas al futuro es porque no saben mucho de Historia) pero, si llega, será de la mano de una AMPLIA e indiscutible mayoría social que la respalde y, probablemente, de un proceso gradual de mayor autogobierno.
Obrad en consecuencia, por favor. Todos nos encontraremos mucho mejor
 
Publicado en España | Etiquetado , | 2 comentarios

Urge descongelar a IU. Carta a Alberto Garzón (2ª)

garzón2  Es IU una herramienta útil para ayudar a Unidos Podemos a salir del pozo en que está cayendo? La respuesta para mí es clara: así como está funcionando, no

Ver post anterior: “Carta a Alberto Garzon (I) Evitar que explote Unidos Podemos

La XI Asamblea de IU, la que te proclamó Coordinador General,  no dio pie a un gran debate político interno, no alteró los valores y las líneas estratégicas de IU y pasó muy superficialmente sobre temas importantes como la política de alianzas o el trabajo institucional. Sin duda porque nos equivocamos (yo el primero) al hacer una Asamblea a matacaballo  para clarificar el liderazgo de IU ante la inminencia de las  elecciones .  

Sin embargo, el documento aprobado – y que yo apoyé – hacía una apuesta muy marcada en torno a tres grandes cuestiones:

1.- Darle un impulso especial al trabajo organizado en los movimientos sociales y a nuestra inmersión en el conflicto social.

2.- Desatascar  nuestro compromiso con la  construcción de un bloque social y político que fuera el instrumento de las políticas alternativas que deseábamos implementar

3.- Hacer una gran apuesta por la democracia interna, la transparencia y los procesos participativos (ver nota al pie). 

En  el primer punto, el esfuerzo merece, año y pico después, una nota de 8,5 sobre 10; en el segundo, un 5 (nada ha cambiado pero tampoco está claro que sea nuestra responsabilidad)  y, en el tercero … un 2!

No sólo no hemos implementado procesos participativos ni hemos implicado al conjunto de la organización en las decisiones adoptadas:  es que nuestra propia dirección se dedica a hacer seguidismo de las decisiones que adoptan otros

Tener un par de personas en el pequeño sanedrín que toma las decisiones en Unidos Podemos – aunque sean tan cualificadas y capaces como tú – es un mecanismo insuficiente para incidir eficazmente y de manera positiva en el rumbo de Unidos Podemos.

Te pondré sólo un ejemplo para ilustrar la situación: recién salida de su XI Asamblea, IU apoyó en las elecciones generales una candidatura de UP con un programa que llegamos a calificar de socialdemócrata y  apostando nítidamente por un acuerdo con el PSOE; en octubre, después de la dimisión de Pedro Sánchez, considerábamos al PSOE (al PSOE en su conjunto, ¡ojo!, incluyendo el sector afín a Sánchez) un componente del “régimen del 78” al que, en el debate de investidura de Rajoy, nos comprometimos formalmente a derrotar ; seis meses después, en mayo de 2017, se acordó presentar una moción de censura contra Rajoy para dar paso a un gobierno presidido por el PSOE (volvíamos a ser amigos) y apoyado por ERC y el PDCat; ahora mismo (escribo estas líneas a las 20h del día 3 de noviembre) se ha dado un nuevo giro y el PSOE vuelve a formar parte de un “Bloque monárquico” con PP y C’s ….sin que ello haya sido óbice para anunciar hace unos dias que, en Catalunya, vamos a intentar  un acuerdo con ERC… y el PSC.

No importa decir que IU se ha visto implicada en esta deriva enloquecida como mera espectadora, sin que ni la militancia y, en buena medida, sin que   la propia dirección  colectiva haya podido participar.

Para demostrarlo, podría hacer relación de los acuerdos de los órganos de dirección en    este convulso período y podría valorar métodos como remitir documentos de 64 páginas a órganos que debían aprobarlos tres días después, pero te hago merced.

Lo cierto es que no ha habido atisbo de nada parecido a un proceso participativo ni, lo que es más trascendental para la ciudadanía,  se han adoptado decisiones que, previo su traslado a a Unidos Podemos, hayan ayudado a que UP lo haga mejor ( o a que se equivoque  menos, según se mire).

Por decirlo corto y claro: IU está haciendo seguidismo de Podemos y de Pablo Iglesias  sin analizar internamente lo que se hace,  sin proponer lo que se debería hacer y sin implementar ningún tipo de proceso participativo que permita al conjunto de la organización reflexionar tranquilamente y en profundidad sobre lo que está sucediendo y lo que nos espera a la vuelta de la esquina.

Mientras esto no se corrija, IU, desgraciadamente,  no será una herramienta útil para que la izquierda transformadora en general y UP en particular corrija el sombrío futuro que le aguarda a la vuelta de la esquina

NOTA : Los procesos participativos – la crème de la crème de la democracia interna –  implica debates prolongados en el tiempo, abiertos, interactivos. que empiecen por abajo y que culminen en una decisión final por parte de  los órganos competentes. Este proceso es bueno que se complemente con una votación en internet de los inscritos  pero sin detrimento de la capacidad de síntesis y permitiendo que los participantes  puedan manifestar su opinión en temas individualizados y no sólo adhiriéndose a textos globales.

 

 

 

 

 

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , , , | Deja un comentario