El 15 de julio IU desaparece

AAAAHace un año, Ernesto Alba, actual Secretario General del PCE Andaluz, tuvo el descaro de explicar cómo iba a ser la voladura de IU en esta entrevista publicada en eldiario.es  . Al día siguiente, yo publicaba en este blog   una entrada con el significativo título de “No quiero que se use el PCE para liquidar a IU”  .

Recomiendo mucho la lectura de estos escritos para entender lo que está pasando.

Tras las elecciones de diciembre de 2015 y la obtención de dos diputados, pocas eran las personas en IU que consideraran que la organización no debía cambiar: unos proponían  cambios prudentes y moderados, otros poníamos el acento en cambios más radicales (especialmente en el funcionamiento interno y la relación con la ciudadanía) y otros  creyeron que había que había que dar un importante giro a la izquierda tanto en IU como, ¡ojo al dato!, en el seno del PCE.

Esta última posición no se hizo explícita en la XI Asamblea que eligió a Garzón como Coordinador. Estábamos a poco tiempo de las elecciones de junio de 2016 y de lo que se trataba – suponíamos muchos ingenuos – era de renovar el liderazgo y de cohesionarnos de cara a dichas elecciones. Así que Garzón se limitó a presentar una ponencia muy transversal con mucha democracia participativa, mucha unidad de la izquierda y mucha presencia en el conflicto social que obtuvo un montón de votos (entre los cuales el mío, por cierto).

A partir de ahí, el giro estratégico que no se había explicitado se fue aplicando por la via de los hechos (es decir, antidemocráticamente)

En lo que se refiere a la línea política, IU ha ido asumiendo las características propias de un partido izquierdista: un discurso ideologizado y más dirigido a reafirmar a los de dentro que a convencer a los de fuera; una visión de la realidad en blanco y negro y con pocos matices y una política de alianzas refractaria a los acuerdos que, en vez de sustentarse en el programa (¿os acordáis?: “programa, programa, programa) se sustenta en la afinidad ideológica.  La últimísima perla de esta línea política se ha producido en Andalucía, donde  IU y Podemos han acordado hace pocos días  que, a partir de 2019, en ningún Ayuntamiento de Andalucía se va a gobernar conjuntamente con el PSOE !! (sic)

La traducción de esta línea política en lo interno es el sectarismo hacia el discrepante (incluyendo a “discrepantes” muertos como Santiago Carrillo), la aplicación del rodillo en vez de la búsqueda de acuerdos, el centralismo  en vez de la federalidad y el acercamiento cada vez mayor a los Anticapitalistas integrados en Podemos. Pero lo peor de todo, ha sido la ausencia de democracia interna:  IU ha hecho suyo al 100% el sistema de cesarismo plebiscitario utilizado por Podemos y que tuve ocasión de criticar muy duramente en un  artículo reciente.

Los referendums o consultas  – no debe haber confusión sobre este tema – son  un mecanismo democrático excelente si son la culminación de un debate  extenso e intenso donde el elector haya tenido tiempo y herramientas para conocer, debatir colectivamente  y participar en la elaboración de las diferentes opciones. Los referéndums sin este proceso previo, aquellos en los que la dirección decide unilateralmente sobre qué se pregunta, cuándo se pregunta y cómo es la pregunta son una tomadura de pelo lamentable que el cuerpo electoral castiga con participaciones tan penosas como el 19% que se registró en la recientísima  consulta celebrada por IU sobre la reforma de los estatutos (ver nota elaborada por varios compañeras y compañeros)

La Asamblea de día 14 de julio –  que, en mi opinión, supone el fin de la IU que hemos conocido en los  últimos 32 años –  no sólo ratificará este sistema plebiscitario del “clic” en el ordenador, también  aprobará las medidas anunciadas en la entrevista de Ernesto Alba citada al principio de este artículo: la pérdida de contenido de la militancia y su equiparación de facto con los simpatizantes, la falta de organicidad y   la conversión de IU en una “plataforma de activistas”. Más aún: va a  centralizar a IU y va a suprimir su  órgano de dirección política más operativo (la Coordinadora) y mantendrá como única dirección una “Asamblea Política y Social” elefantiásica,  que se reúne cada tanto y especialmente inoperante en su manera de funcionar

La Podemización organizativa de IU va a ser, por tanto, total, pero con una diferencia importante. La equivalencia al  “entorno de Pablo” no va a ser la Ejecutiva ni la difunta Coordinadora ni la Asamblea Política y Social: va a ser este Partido Comunista de España de cuya dirección forma parte Garzón y que acaba de reencontrarse con el marxismo-leninismo y con el centralismo democrático (es decir, que ha vuelto a los años 70 del pasado siglo)

 

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Las mentiras de Casado… y de casi todos los demás

Me parto de la risa cuando escucho a Casado diciendo que los pactos que promueve para para evitar que sea Presidenta de su partido Saez de Santamaría no contradicen el discurso del PP sobre el derecho a gobernar de la lista más votada… porque es un sistema de dos vueltas!.

Pues claro que es de dos vueltas! Si fuera una elección a una sola vuelta (como las elecciones a la presidencia de Estados Unidos) y Casado pretendiera desbancar a la candidatura más votada acabaría en el juzgado de guardia

La realidad es que el sistema del PP es de dos vueltas en un sentido muy parecido a como lo es en España la elección de la Presidencia del Gobierno, las presidencias autononómicas o las alcaldías: el electorado  elige compromisarios (diputados, o concejales) que son los que, a la postre, tienen la última palabra sobre quién va a presidir cada institución (como va a pasar en el congreso del PP).

Esto es lo que permite tejer alianzas para configurar gobiernos no presididos, necesariamente, por la lista más votada… y lo que el PP  ha demonizado y denostado sin piedad.

En realidad, cada sistema tiene sus ventajas y sus inconvenientes  (que ahora sería muy prolijo detallar) pero con la posición del PP  en la mano (y que no es la mía, por cierto)  es evidente que  Santamaría es, 100%, quien debe presidir el PP.

La nueva política significa  no mentirle a la ciudadanía: se puede estar equivocado pero no se puede ser intelecturalmente deshonesto y uno de los más graves problemas de este país es que aquí se miente mucho y que la mayoría de los medios de comunicación (que son los primeros que deberían poner en su sitio a los mentirosos) son los primeros que se apuntan al carro y convierten la información en un cúmulo repugnante de mentiras y medias verdades (que son las peores mentiras, como todo el mundo sabe)

No es raro que la ciudadanía ande confusa y  desquiciada y que la política de este país de auténtica pena

Publicado en España | Etiquetado , , | 2 comentarios

Despreciar la abstención y la “nueva política”

aaa abstencionTodos los analistas coinciden en que una amplia participación de la ciudadanía en las elecciones y referéndums es señal  de buena salud democrática y que, por contra,  las participaciones bajas –  especialmente las inferiores al 50% – indican problemas políticos y falta de legitimidad del sistema.  De ahí que se considere políticamente más “sana” la situación de países europeos como Bélgica, Suecia, Francia, Italia y Alemania (siempre por encima del 65 % de participación),  que la de Estados Unidos (que apenas alcanza el 50%).

Sin embargo, la vieja política es muy poco sensible a estas consideraciones y el nivel de abstención nunca suele ocupar demasiado tiempo en sus análisis.  Más aún: como los sistemas electorales suelen deformar el sentido del voto para favorecer a los partidos mayoritarios, no sólo se desprecia la abstención sino que también se desprecia el voto en términos de porcentaje y la atención se centra exclusivamente en si se ha ganado o no y en el “cacho” de representación institucional que cada uno ha conseguido.

La nueva política, por lógica, debería hacer todo lo contrario y ser particularmente sensible al descontento o la indiferencia que se puede hallar tras la abstención pero, al menos en España, no parece ser el caso. Podemos e IU hacen de las primarias y los referéndums una seña de identidad pero no muestran particular preocupación por el hecho de que sus consultas no superen el 50% del censo y, en ocasiones, se sitúen por debajo del 30% (en hiriente contraste, por cierto,  con el 79,8% de participantes en las primarias del PSOE del año pasado).

Más aún, hace sólo cuatro días, con motivo del referéndum de IU sobre las confluencias,  pude leer este tweet del Coordinador General de IU en el que afirmaba que “El 76,62% de la militancia de IU ha votado a favor del preacuerdo de unidad electoral para 2019” cuando, en realidad, sólo lo había hecho el 32% del censo. ¿Cómo pudo producirse esta anomalía? Sencillamente: considerando inexistentes a quienes (por razones políticas de peso en muchos casos) decidimos no votar.

Yo creo en la democracia participativa, en el debate, en la organización política y en el trabajo colectivo y también creo más en las propuestas que van de abajo a arriba que en las que van de arriba a abajo. Izquierda Unida piensa lo mismo (o, al menos, así lo dicen sus estatutos).  Por eso, los referéndums y las primarias pueden ser la mejor culminación de un proceso participativo siempre y cuando cumplan algunos requisitos fundamentales  que ya señalé en un post anterior (que las preguntas sean claras, permitir expresarse a todas las opciones posibles y neutralidad de la papeleta)  pero, en ningún caso, las consultas pueden sustituir el proceso participativo.

Que nadie se engañe: la dinámica de diseñar preguntas desde arriba y lanzárselas a los de abajo para que éstos, individualmente, respondan “sí” o “no” tiene un nombre muy feo (cesarismo plebiscitario), no tiene nada que ver con la democracia participativa y es, desgraciadamente,  más antiguo que el pastar

 

 

 

 

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , | 2 comentarios

La consulta de IU sobre coaliciones electorales está trucada

aaaa no poder votarPor eso no voy a participar: porque la redacción de la pregunta me impide – literalmente – expresar mi posición.

Nada nuevo bajo el sol. Que los dirigentes políticos redacten sesgadamente la pregunta de un referéndum para “ayudar” a que salga la opción que los dirigentes desean  es un vicio muy viejo.   Sólo que cuando lo practican supuestos portaestandartes de la participación política y de la radicalidad democrática el asunto resulta particularmente desagradable

Sólo en los últimos diez meses! he tenido ocasión de denunciar cuatro referendums manipulados en el ámbito de la izquierda alternativa: dos de Podemos, uno de Catalunya en Comú y el que acaba de convocar Izquierda Unida. Desgraciadamente, no estamos ante un hecho aislado.

No os describiré los anteriores para no extenderme demasiado pero, para quien tenga interés, aquí os dejo los enlaces al carácter viciado del referéndum de Podemos sobre la aprobación de los presupuestos y la participación en el gobierno de Castilla La Mancha, del referéndum convocado por Catalunya en Comú sobre el 1-O y del referéndum de Podemos convocado a raíz del “affaire” de la casa particular de Iglesias y Montero

En todo caso, es curioso constatar que el referéndum de IU que se celebrará dentro de unos días  reproduzca, punto por punto, los vicios del último referéndum de Podemos. Cuáles son éstos?

1.- El más grave: impedir al elector manifestarse sobre lo que constituye el objeto real del referéndum.

El de Podemos se convocó, de forma expresa, a raíz de la compra del famoso chalet… pero ningún miembro de Podemos tuvo la posibilidad de expresar su parecer sobre si la compra del chalet fue coherente o no con el discurso y los valores de Podemos; la pregunta sobre este tema fue escamoteada y versó únicamente sobre la dimisión de Iglesias  y Montero.

¿Por qué? Muy sencillo: porque si se preguntaba por el chalet era fácil que la gente opinara libremente sobre la cuestión con un resultado incierto;  pero si la pregunta se centraba sobre descabezar a la organización a un año de las elecciones, habría muchos inscritos/as críticos con el chalet que no se atrevieran a dar este paso.

El referéndum de IU tiene por objeto  – así lo expresa explícitamente la dirección –  el preacuerdo electoral recientemente suscrito con Podemos y Equo… pero ningún miembro de IU va a tener la posibilidad de expresar su posición sobre dicho preacuerdo; la pregunta sobre este tema  se escamotea y se sustituye por otra muy diferente: “¿Estás de acuerdo con que Izquierda Unida concurra en coalición electoral con Podemos, Equo y otras organizaciones políticas en los procesos electorales de municipales, autonómicas y europeas de 2019?

¿Por qué? Muy sencillo: porque si se nos preguntara por el preacuerdo algunos, que queremos la confluencia pero que somos críticos con el contenido del preacuerdo, podríamos votar que no y el resultado sería incierto; pero si la pregunta se centra sobre la voluntad genérica de confluir con otras fuerzas, a los que estamos de acuerdo con la confluencia pero somos críticos con el protocolo se nos obliga a no votar o a caer en el absurdo de votar que no a una pregunta que plantea algo con lo que estamos de acuerdo

2.- El contenido de las “papeletas de voto” ha de ser neutral

¿Os imagináis que, en el referéndum de la OTAN, cuando el gobierno de Felipe Gonzalez envió un sobre con las papeletas a todos los hogares, hubiera adjuntado una carta que asociara la OTAN con el avance hacia la paz y la modernidad de nuestro país? Nos lo hubiéramos comido vivo,  ¿verdad?

Pues esto es lo mismo que hizo Podemos cuando acompañó la papeleta y la invitación al voto (electrónicas, en este caso) de un excurso sobre la campaña de difamación que habían sufrido injustamente Iglesias y Montero (injusticia que implicaba, necesariamente, que no habían hecho nada reprochable)… Y esto mismo ha hecho IU cuando ha acompañado la papeleta y la invitación al voto (electrónicas, en este caso) de un excurso sobre la voluntad de dar respuesta  a las necesidades de las clases populares y que el preacuerdo “facilitará ir concretando fórmulas para conseguir gobernar en nuestros municipios y comunidades”.

3.- El referéndum ha de ser la culminación del debate político interno, en ningún caso ha de sustituirlo

El referéndum es una herramienta democrática muy útil e interesante… como culminación de un proceso participativo de debate por la base de una organización (o de un país) .

En este sentido, resulta penoso que la dirección de IU no haya  establecido un espacio de tiempo más amplio entre la convocatoria del referendum y su celebración, no haya propiciado la reunión de las asambleas de base y de los órganos de dirección, no haya facilitado el conocimiento de la opinión de los partidos y corrientes que integran IU  y  no haya creado una web de debate específica sobre el objeto del referéndum.

Cuando los referéndums se convierten en una interlocución exclusivamente vertical entre la dirección (o los gobernantes) y los individuos aislados (militantes o ciudadanos)  su contenido democrático se desvirtúa y entronca con algo que ya está muy estudiado: el cesarismo plebiscitario. Poco que ver con los verdaderos valores democráticos.

Publicado en España, La izquierda, Sin categoría | Etiquetado , , , | 8 comentarios

El pésimo modelo organizativo de Podemos que IU quiere copiar

aaaa organizacion¿Cuál ha sido el nivel de participación en la consulta de Podemos relativa a  la continuidad de Pablo Iglesias e Irene Montero? : pues el 38,57% del censo

Sin embargo, la dirección de Podemos se ha mostrado satisfecha por la “participación  récord” en la consulta. ¿Están mintiendo? Pues no, en lo absoluto. Aunque parezca mentira, que en un tema de tanta gravedad sólo se haya pronunciado una de cada tres personas convocadas al magro esfuerzo de hacer un click en su ordenador  constituye, efectivamente, un récord de participación… si tenemos en cuenta (por poner un ejemplo) que, en una recientísima consulta de Podemos sobre la política de alianzas, sólo hizo click en el ordenador el 15,6% del censo!

Para maquillar  estas cifras paupérrimas, el gabinete de comunicación de Podemos ha inventado el concepto de “inscritos activos” (los que hayan votado al menos una vez en el último año) pero esto no tiene ningún valor estatutario ni político

Lo más cierto es que Podemos tiene un esquema organizativo muy diferente al resto de partidos y, en general, para peor. Una organización real es un elemento clave para cualquier partido y, especialmente, para los partidos de izquierdas que aspiran a transformar la sociedad.  Tanto es así que el compromiso político, el debate interno, el trabajo sobre el terreno y la implicación en las tareas hacia dentro y hacia fuera siempre ha de parecer insuficiente.

La militancia política no se puede confundir con simpatizantes que se inscriben con un click y que, de tanto en tanto, vuelven a hacer otro click para pronunciarse sobre algún tema que les plantea la dirección. Este modelo conduce, inevitablemente,  a la  ausencia de organización  y ( esto es muy importante)  a un funcionamiento de arriba a abajo en el que la dirección se somete al dictamen de los “clicks” pero – aquí está el truco – reservándose la determinación de lo que se pregunta, de cómo se pregunta y de cuándo se pregunta. Como expliqué detalladamente en este post –  “La triple trampa en el referéndum de Podemos” –  las consecuencias de este modelo es una funcionamiento plebiscitario en el que la dirección se sale siempre con la suya

La desgracia mayor, y la que a mí más me afecta, es que la actual dirección de IU quiere modificar lo aprobado en la última asamblea de nuestra organización para ir, precisamente en esta dirección. Dicho de otra manera: en vez de aprender de los errores de Podemos, ha decidido copiarlos. No importa que entre en detalles. Quien tenga interés en saber lo que le espera a IU puede leer este artículo titulado “Por una IU democrática, federal y con futuro”  publicado recientemente en eldiario.es  y que tuve el honor de firmar junto a personas de tanto criterio como  Ricardo Sixto Iglesias, Ángela Vallina, Cayo Lara,  José Luís Pérez Tapias, Paloma López, Gloria Martín, Felipe Ramos Pérez, Glòria Marcos, Ignacio García Rodríguez, Cristian Ibáñez Delegido, Elsa Valle y José Antonio García Rubio.

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , | 6 comentarios

La triple trampa del referendum de Podemos

trampaLa “papeleta” del referéndum de Podemos contiene una introducción  tendenciosa destinada a orientar el voto de los inscritos e inscritas que reza lo siguiente:

“Durante esta semana, hemos visto cómo se ha iniciado una campaña de persecución sobre la vida privada de Pablo Iglesias e Irene Montero. Ambos han visto asaltada su intimidad y su vida privada, que ha sido objeto de debate en todos los medios de comunicación y entre gran parte de la sociedad española.

Hoy empieza una consulta a los inscritos y las inscritas de Podemos, como anunciaron el pasado sábado Pablo Iglesias e Irene Montero: «Se ha abierto un debate sobre nuestra credibilidad y sobre nuestra honestidad. Nosotros creemos que hemos actuado de forma coherente y honesta, pero son los inscritos y las inscritas quienes deben valorarlo».

En España hay muchos referentes de la vieja política que no van a entender que hagamos esta consulta, porque es muy difícil entender algo que jamás nadie había hecho en la política de nuestro país: poner sus cargos a disposición de las bases. Cuando se cuestiona la credibilidad de unos líderes políticos, lo lógico es que esos políticos se sometan a las bases de su organización. Y en Podemos pensamos que tenemos que ser ejemplares, seguir siendo distintos y continuar haciendo las cosas de forma diferente.”

Con ello se rompe una regla de oro de cualquier referéndum: la neutralidad de la papeleta. Los argumentarios y las valoraciones quedan para el debate previo… debate previo que (segunda irregularidad) tampoco ha existido en este caso

Consultar directamente a las bases sobre asuntos relevantes  es una costumbre muy sana pero sólo si se cumplen tres condiciones democráticas que son comunes a todos los referéndums:

1 ) El referéndum ha de ser la culminación del debate político interno, en ningún caso ha de sustituirlo

2) El texto de la o las preguntas ha de permitir conocer con la mayor precisión posible  el parecer de las bases sobre el asunto en cuestión. Dicho de otra manera: las preguntas no pueden impedir la expresión de posiciones significativas sobre el tema que se somete a consulta

3) El contenido de la papeleta ha de ser lo más neutral y no favorecer ninguna de las opciones posibles.

Desgraciadamente, el referéndum que hoy se inicia en Podemos no cumple ninguna de las tres condiciones

En primer lugar, no ha habido espacio para un debate político interno sobre el tema que, en este caso, incluye temas muy de fondo y que van mucho más allá de la compra de una casa: incluye saber si sigue vigente el discurso impulsado por el propio Iglesias  relativo a desconfiar de políticos con un poder adquisitivo alto o medio alto y, colateralmente, sobre el significado del eje  “los de arriba vs. los de abajo”  como sustituto del eje tradicional izquierda/derecha.

En segundo lugar, además de no ir precedido de un debate político serio , la pregunta del referéndum (¡redactada por el propio Iglesias!) no permite consultar realmente lo que opinan las bases. No se les pregunta por lo que está en boca de todos y lo que ha generado esta crisis: si la compra de la famosa casa ha sido admisible u oportuna. Este tema ni siquiera aparece en una pregunta que reza lo siguiente:  “¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la secretaría general y de la portavocía parlamentaria de Podemos?”. Dicho de otra manera y por poner un ejemplo quien opine que la compra de la casa ha sido inadecuada pero que, a pesar de eso, Iglesias y Montero deben continuar no tienen posibilidad de expresar esta opinión

En tercer lugar, y como se ha explicado al principio, la papeleta no es neutra sino que está precedida de un texto valorativo y claramente tendente a respaldar la trayectoria y la probidad de los líderes de Podemos.

En definitiva, no se cumple ninguno de los tres requisitos para hablar de un referéndum digno y democrático.

Yo creo mucho en la nueva política pero estoy seguro de que no tiene nada que ver con esto

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , | 6 comentarios

¿Cómo quieres que muera tu hijo?

aaaa niñomuerto ¿Prefieres que muera por la noche ahogado en el mar? ¿O que muera de una infección banal por falta de antibióticos? ¿O  que muera abatido en un tiroteo?  ¿O que sea víctima de un bombardeo tras una agonía más o menos larga? Y, en este último caso, ¿prefieres que el bombardeo sea convencional o químico?

Si perdéis unos instantes para meditar sobre estas preguntas veréis que tomar una decisión es prácticamente imposible.

En  términos generales, creo que es fundamental proscribir las armas químicas, las bombas de neutrones y las bombas atómicas. Pero no estoy de acuerdo con el tratamiento interesado del ataque con armas químicas que acabamos de presenciar porque,  desde el punto de vista de las víctimas, el asunto de la manera de morir pierde interés ante la pregunta fundamental: “¿Me vais a matar?”

En Siria se desarrolla una guerra mundial de la que participan, entre otros, Estados Unidos, la UE, Rusia, Turquía, Irán y Arabia Saudí… pero en la que, a diferencia de otras contiendas, se ha llegado al acuerdo tácito de que todos los muertos los pongan los sirios.

Las razones son las de siempre: los intereses geoestratégicos (el control político de los territorios) y los intereses económicos. No hay más.

Por eso no me siento particularmente propenso a alinearme con ninguno de los sujetos en presencia y me molestan las actitudes – absolutamente generalizadas – de quienes, tras echar unas lagrimillas por las víctimas, se dedican a denostar enfáticamente  lo que hace una parte y a pasar de puntillas sobre lo que hace la otra. En definitiva, a tomar partido

En esta guerra yo estoy a favor de un trío inseparable: la paz, la democracia y los derechos de la ciudadanía. Y no creo que ninguna de las partes que atizan este conflicto, ninguna, merezcan la más mínima simpatía

 

 

Publicado en Internacional | Etiquetado , | Deja un comentario