¿Cómo quieres que muera tu hijo?

aaaa niñomuerto ¿Prefieres que muera por la noche ahogado en el mar? ¿O que muera de una infección banal por falta de antibióticos? ¿O  que muera abatido en un tiroteo?  ¿O que sea víctima de un bombardeo tras una agonía más o menos larga? Y, en este último caso, ¿prefieres que el bombardeo sea convencional o químico?

Si perdéis unos instantes para meditar sobre estas preguntas veréis que tomar una decisión es prácticamente imposible.

En  términos generales, creo que es fundamental proscribir las armas químicas, las bombas de neutrones y las bombas atómicas. Pero no estoy de acuerdo con el tratamiento interesado del ataque con armas químicas que acabamos de presenciar porque,  desde el punto de vista de las víctimas, el asunto de la manera de morir pierde interés ante la pregunta fundamental: “¿Me vais a matar?”

En Siria se desarrolla una guerra mundial de la que participan, entre otros, Estados Unidos, la UE, Rusia, Turquía, Irán y Arabia Saudí… pero en la que, a diferencia de otras contiendas, se ha llegado al acuerdo tácito de que todos los muertos los pongan los sirios.

Las razones son las de siempre: los intereses geoestratégicos (el control político de los territorios) y los intereses económicos. No hay más.

Por eso no me siento particularmente propenso a alinearme con ninguno de los sujetos en presencia y me molestan las actitudes – absolutamente generalizadas – de quienes, tras echar unas lagrimillas por las víctimas, se dedican a denostar enfáticamente  lo que hace una parte y a pasar de puntillas sobre lo que hace la otra. En definitiva, a tomar partido

En esta guerra yo estoy a favor de un trío inseparable: la paz, la democracia y los derechos de la ciudadanía. Y no creo que ninguna de las partes que atizan este conflicto, ninguna, merezcan la más mínima simpatía

 

 

Publicado en Internacional | Etiquetado , | Deja un comentario

Más ayudar a Catalunya y menos jugar a abogados

aaajuecesAntes de que acabemos buscando  Schleswig-Holstein en la Wikipedia o de que nos matriculemos en un curso de derecho internacional conviene recordar que las cuestiones políticas son lo prioritario y que las posibles responsabilidades judiciales de los políticos deben ocupar un lugar secundario.

Aquí está pasando todo lo contrario: la “cuestión catalana” se ha convertido en un  partido de fútbol en el que los políticos, los medios y la ciudadanía estamos patéticamente sentados en la grada mientras jaleamos los goles que, sobre el césped, marcan  fiscales y  jueces españoles, belgas, alemanes y escoceses. Un jodido disparate.

Objetivamente, la cuestión que más interesa a la ciudadanía de Catalunya es saber si el próximo gobierno de la Generalitat va a gobernar respetando la Constitución y el Estatut o no. Es decir, si se va a normalizar la situación o se va a poner en marcha un “procés 2” que acabe en una nueva DUI y, con toda probabilidad, en un nuevo 155. La mayoría parlamentaria independentista está claramente dividida sobre esta cuestión (hasta el punto de provocar la ruptura de la CUP con el procés en el marco de la investudura de Jordi Rull)… Pero, incomprensiblemente, no es de esto de lo que estamos hablando;  como tampoco estamos centrados en la manera de desencallar la fractura en dos mitades de la ciudadanía catalana o de cómo reformular la relación entre Catalunya y el resto del Estado. Otro jodido disparate

Expresado lo anterior, cuatro telegramas breves pero sabrosos:

1.- Me alegro de que se vaya deteriorando la hipótesis de la rebelión pilotada por Llarena. Una cualificación excesiva según el parecer de muchísimos juristas y sobre la que recomiendo este excelente artículo de Pascual Riaño

2.- En España hay una fiscalía que obedece a directrices gubernamentales particularmente desacertadas y también puede haber  jueces que se equivocan, como en todas partes; pero el discurso de que España no es un país democrático en el que hay presos políticos es un cuento para ingenuos inventado por el independentismo y que, a mi pesar, hace suya una buena parte de Unidos Podemos

3.-  El procés ha sido un disparate doble. En primer lugar, porque no es legítimo ni viable intentar imponer un proceso de secesión con sólo el 47% de los votos y la mitad de la propia Catalunya en contra y, en segundo lugar,  porque, al cometer este error, el procés ha favorecido el crecimiento de  las posiciones políticas más centralistas tanto en Catalunya como en el conjunto de España. Menudo fiasco.

4.- En relación con esto último: también comete un grave error el importante sector de UP que, instintivamente, simpatiza con el procés porque se enfrenta con Rajoy, se mete con el Rey, organiza manifestaciones multitudinarias y se enfrenta con las fuerzas del orden. Al actuar así, no sólo ignoran la estrategia equivocada del procés: también parecen ignorar que, así como está el mundo y si ahora se produjera una quiebra del Estado de Derecho, lo que aparecería por la puerta no sería el Che Guevara, sería Vladimir Putin

Publicado en Catalunya, La izquierda | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las ballenas varadas, el independentismo y la izquierda

aa ballenasSi entráis en este enlace  leeréis que una de las causas por las que las ballenas se suicidan colectivamente  es seguir a líderes heridos o desorientados.

En septiembre de 2015, tras las elecciones autonómicas que Junts pel Sí convocó como un plebiscito sobre la independencia, la suma del voto a JxSí y la CUP fue del 47,8% (una cifra casi idéntica, por cierto, a la obtenida por el independentismo en las elecciones del pasado mes de noviembre.

Antonio Baños, líder entonces de la emergente CUP (¡ojo!, de la CUP), dijo la verdad: que se había perdido el plebiscito, que  el voto independentista no había sido suficiente y, por tanto, que descartaba la proclamación unilateral de independencia,

Sin embargo, sus colegas de JuntsxSí, desorientados y heridos por los resultados (como las ballenas), salieron al balcón en la  misma noche electoral y, en vez de reconocer el resultado y comprometerse a  trabajar para tener, en un futuro, un apoyo popular más amplio, hicieron  gala de un aparente entusiasmo por su “brillante victoria”

…Y aquí empezó el desastre.

¿Por qué? Pues, en primer lugar – y esto es muy importante  –   porque cuando adoptas un discurso político emocional y distanciado de la realidad  es muy difícil dar marcha atrás  y, en segundo lugar,  porque, como expliqué en un artículo de julio de 2017, el independentismo no es una familia bien avenida y cualquier posicionamiento interpretable como un retroceso sería aprovechado por el resto de partidos para tachar al otro de traidor e intentar “robarle” una parte de sus votos

Acordaros de cuando Puigdemont intentó evitar la aplicación del 155  convocando elecciones y evitando la Declaración Unilateral de Independencia: Rufian, Marta Rovira y otros muchos no dudaron en llamarle traidor.

Acordaros también de  cuando Josep Tardá de ERC se atrevió a decir hace poco que la DUI no había funcionado, sencillamente, porque no tenía el apoyo popular necesario. Muchos piensan lo mismo que él, pero, en el marco de la radicalización y la permanente huida hacia delante iniciada el 2015, lo único que consiguió Tardá por decir la verdad es un montón de collejas de sus compañeros de viaje

Así de cutre y así de sencillo: por eso acaban las ballenas varadas en las playas.

Lo terrible es que cuando más claro está que la independencia es muy difícil y que la independencia con una sociedad partida al 50% es sencillamente imposible; cuando cuatro meses sin gobierno han demostrado las debilidades y contradicciones del bloque independentista y  cuando el paso de la CUP a la oposición acaba de impedir la investidura de Turull,  más se niega el independentismo a reconocer sus errores  estratégicos y más radicaliza su discurso. Por eso, Torrent, como máxima autoridad catalana y en el marco de una solemne declaración institucional en el Parlament , acaba de explicar al mundo que España es, de facto, una dictadura y que es necesario un movimiento de solidaridad internacional para recuperar la democracia.

Yo no tengo la sensación de volver a vivir en una dictadura y creo que lo mismo le pasa a la inmensa mayoría de la población. Por eso me preocupa mucho que Xavier Domènech, que parecía haber recuperado la brújula  durante la pasada campaña electoral, también esté en la foto avalando semejante disparate conceptual

Es cierto que una parte de Unidos Podemos se siente fascinada por el “procés” en la medida que la cosa va de meterse con el Rey y con Rajoy, de reclamar la República y de romper con esta legalidad constitucional tan “aburrida” y tan insuficiente.

Sin embargo, sería bueno que la mayoría de UP y, por supuesto, sus dirigentes tuvieran en cuenta que ni la República vendrá, ni Rajoy pasará a la oposición ni se va a abrir un proceso constituyente si no somos capaces de conseguir que estos objetivos sean ampliamente mayoritarios en la sociedad (igualito, igualito que Catalunya nunca será independiente mientras que el proyecto independentista no sea ampliamente mayoritario en la sociedad)

Para que nuestras ideas sean mayoritarias, debemos denunciar que el PP, al torpedear el Estatuto de Sau y al negarse a negociar un nuevo modelo de relación con Catalunya sembró la semilla de todo lo que está pasando; debemos denunciar la “Ley Mordaza” y la actitud de la fiscalía como herramientas para restringir la libertad de expresión y manifestación;  debemos criticar las sentencias judiciales que estimemos oportuno y, particularmente, los autos del juez Llaneras o la condena de tres años y medio para Valtonyc… pero no podemos llamar a participar en un referéndum sobre la independencia que nosotros mismos decíamos que no era un referéndum válido;  no podemos defender sin fisuras a   un rapero al que le gustaría que  “un autobús del PP volara con nitroglicerina“; no podemos seguir considerando al PSOE, según el día,  un enemigo a batir, un partido al que le ofrecemos la presidencia del gobierno o un partido que “no está“;  ni, por supuesto, podemos tener a nuestro líder más significado en Catalunya haciendo piña con los independentistas para denunciar ante el mundo que España no es una democracia y que aquí no se respetan los derechos y libertades más elementales.

Es sólo mi opinión, claro, pero si por casualidad tengo razón, quizás, al final,  en la triste playa donde acaban varando las ballenas, haya muchas más de las previstas

Publicado en Catalunya, España, La izquierda | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

La estrategia de la CUP y las otras tres de los otros dos

encrucijada de caminos¿Por qué la CUP se ha negado a apoyar como presidente de la Generalitat a un prestigioso líder social y preso supuestamente político? Esto ha generado desconcierto y frustración  entre sectores independentistas que, con razón, están preocupados por la tardanza en la formación de gobierno.

105 días con mayoría absoluta en el Parlament y sin gobierno son muchos días y no son una buena noticia para el independentismo: transmite  la idea de que se sienten inseguros, de que les faltan ideas claras y de que no tienen una hoja de ruta definida para esta nueva etapa.

¿Entonces, por qué no han resuelto ya el tema del gobierno?

Pues por eso mismo exactamente: porque su división interna hace que que se sientan inseguros, que no tengan las ideas claras y que tampoco tengan una hoja de ruta definida para esta nueva etapa.

Joan Tardá acaba de publicar un artículo bastante sensato y de título revelador (“Ni astucias ni huida hacia delante: ahora toca ser más“) en el que explica su estrategia con claridad: el independentismo ha de centrarse en los próximos años en ser más porque las fuerzas actuales son importantes pero claramente insuficientes. Esto implica, en la práctica,  gobernar dentro de la legalidad e intentar pasar del 47% al 60 o 70% de independentistas antes de volver a intentar un asalto al Estado.

Muchos militantes de Junts per Catalunya y muchos independentistas de a pie comparten esta tesis de Tardá

Sin embargo, esto no es una posición oficial  de ERC y hay muchos militantes de ERC y de JxCat y muchos votantes de ambas formaciones que comparten otra estrategia en la medida que piensan que el independentismo es la representación legítima del  “pueblo de Catalunya”,  que la mayoría absoluta en el Parlament pesa más que la minoría en términos de voto, que Puigdemont va a conseguir ahora los apoyos internacionales que nunca ha podido conseguir, que el Estado español es antidemocrático y que todo es cuestión de darle caña al mono hasta que rompa la cadena.

¿Cuántos hay de los unos y de los otros? Pues esto no se puede saber porque nadie se ha atrevido, hasta ahora, a abrir el melón y debatir abiertamente esta división interna en el campo independentista:  se ha preferido utilizar una tercera estrategia y tirar de ambigüedades y contradicciones o, como diría Tardá, de astucias y de huidas hacia delante… o, como diría Ricky Martin , de “pasitos palante”  “pasitos patrás”

De esto se queja precisamente la CUP, la cual participa de la estrategia de confrontación con la legalidad del Estado pero en su versión más radical. Por eso, cualquier cosa que acelere y promueva esta confrontación le parece bien y todas las componendas y retrasos le parecen un error y entreguismo al enemigo.

No es una mala estrategia en sí misma. Para presionar al Estado, querer pasar de cuatro presos a 200 y de 5 exiliados a 200  tiene su lógica.

El único problema es que esta estrategia es sencillamente i-m-p-o-s-i-b-l-e cuando ( tras la represión del 1-0 y la declaración de independencia del 27-0 y en el contexto de una participación electoral altísima) un 51,17% de los catalanes votó a partidos contrarios a la independencia, un 47,49%  votó a  partidos favorables a la independencia,  y un 0,9% votó a partidos que no se pronunciaban sobre la cuestión.

Esto es lo que dice Tardá, lo que muchos no se atreven a decir y lo que otros fingen ignorar. Por eso van como van

 

Publicado en Catalunya, España | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Andalucía: Podemos no puede, ¿y nosotros?

Teresa RodriguezSe acaba de publicar en Andalucía una encuesta sobre las próximas elecciones autonómicas según la cual el PSOE volvería a ganar las elecciones sin apenas desgaste; Ciudadanos doblaría sus resultados sobrepasando al PP, Podemos perdería casi un tercio de su electorado e IU incrementaría sus votos hasta el 8,3%

Aqui tenéis una reseña de los resultados publicada por el Pais y la gráfica correspondiente:

El Pais

Teniendo en cuenta la deriva hacia la derecha pura y dura en  casi toda Europa, que los andaluces se mantengan escorados hacia el centro izquierda no deja de ser una buena noticia.

Sin embargo, hay dos pésimas noticias para la izquierda transformadora de este país: el descenso espectacular de Podemos (pierde uno de cada tres votos) y que la suma de Podemos e IU pase del 21’8% al 18,8%, quedándose así 15 puntos por debajo del PSOE.

En estos momentos, Podemos e IU están negociando en España y Andalucía los protocolos para formar coaliciones de cara a las elecciones municipales y autonómicas: temas financieros, denominación de las candidaturas, dar más importancia a las candidaturas o a las siglas, posibilidad de  desacuerdos en determinadas circunscripciones…

Al mismo tiempo, no falta quien piense  que una coalición  Podemos-IU puede obtener menos votos de los que se podrían obtener por separado porque, como se ha demostrado en muchas otras ocasiones, no es lo mismo sumar cuando se está al alza que sumar cuando se está a la baja… o cuando uno está al alza y el otro a la baja.

Sin embargo, este artículo no va de opinar sobre todas estas cuestiones por muy importantes que éstas sean: va de que  el primer problema a corregir es  la disonancia entre nuestra  línea política y lo que nos está diciendo a gritos la ciudadanía.

Hace menos de un año, Podemos Andalucía aprobó este documento que podéis consultar aquí: “En Andalucía Podemos” y que define la estrategia política de Podemos de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales en Andalucía

Se trata de un documento prepotente y sectario, que analiza equivocadamente la realidad política andaluza y que tuve la oportunidad de analizar someramente en un artículo de este blog

Sin duda, nosotros Podemos decir que las fuerzas anticapitalistas, en solitario,  están en condiciones de derrotar a todas las demás; Podemos, por tanto, renunciar a cualquier pacto de gobierno con los partidos “del régimen”; Podemos considerar al PSOE algo esencialmente equiparable al PP; Podemos considerar que Susana Díaz, portaestandarte del ala conservadora del PSOE, es el gran adversario a derrotar; Podemos considerar una abominación intolerable los acuerdos municipales de gobierno que IU tiene con el PSOE y Podemos escribir que Podemos debe ostentar el liderazgo indiscutible de cualquier coalición que se articule de cara al 2019.

Podemos decir todo esto – que, por cierto,  es compartido por una parte significativa de IU – porque hablar y escribir es gratis.

Pero lo cierto es que no estamos en ningún proceso prerrevolucionario, que las fuerzas anticapitalistas no están en condiciones a corto plazo de ganar las elecciones; que hay un giro a la derecha espectacular en Europa, en España y, en menor medida, también en Andalucía; que nuestra obligación principal es detener e invertir este giro; que, para detener este giro, hemos de pegarnos más al terreno y hacer menos soflamas y que nuestro trabajo principal y nuestra única vía de crecimiento es demostrar que podemos ser útiles – en la práctica, no sólo en los discursos –  para solventar los problemas concretos de la gente.

Este es el duro camino que estamos obligados a recorrer en la actual situación y con la actual correlación de fuerzas que algunos fingen no ver.

En cambio, el discurso de Podemos anteriormente descrito resulta  chocante e ininteligible para la inmensa mayoría de los andaluces y, además, es  contradictorio: ¿cómo se puede criticar a IU por gobernar en un municipio andaluz y, al mismo tiempo,  estar gobernando en Castilla La Mancha bajo la presidencia de otro gran representante del ala más conservadora del PSOE?

Dicho en apretado resumen: intentar acuerdos está muy bien pero hay dos cosas que ningún acuerdo partidista puede solventar:  la incoherencia política y, sobre todo, sobre todo,  la incapacidad para entender el terreno que se pisa

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

¿53 asesinadas en un año?, poca cosa con la de putas que hay sueltas

palabras matan56 asesinadas  no es una buena marca. A ver si doblamos esta cifra, gracias

Hay que matar matar matar a los judíos

Ahora sólo falta un atentado en Madrid, unos cuantos españoles muertos y un año de puta madre

Expresiones como estas, en Twt y en Facebook, fueron consideradas por los tribunales delitos de odio y fueron castigadas con penas de prisión.

Afortunadamente, no recuerdo ni a IU ni a Podemos ni a intelectuales de izquierdas protestando contra estas condenas ni considerándolas un atentado contra la libertad de expresión

Tampoco les he escuchado protestar contra los colectivos LGTBI cuando éstos  han denunciado ante los tribunales las opiniones de un obispo por proclamar que la homosexualidad era una patología o cuando, en numerosas ocasiones, colectivos feministas han pedido castigos penales para lo que consideraban delitos de odio contra las mujeres.

Es más, hace pocos días IU ha solicitado al gobierno madrileño que impidiera un acto de Hazte Oir en aplicación de la “Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia, que prohíbe las expresiones vejatorias contra la diversidad sexual y de género en el ámbito madrileño y también ha denunciado ante fiscalía por “delito de odio y discriminación a la mujer diversos “cánticos de la legión  del estilo: “Yo prefiero tener un tanque que tener una mujer porque el tanque va a la guerra y la mujer guerra es” o “Yo prefiero tener un perro a tener una mujer porque el perro ladra que ladra y la mujer ladrones es

En cambio, ante expresiones como las siguientes del rapero Valtonyc:

Jorge Campos (militante de la derecha extrema balear) merece una bomba de destrucción nuclear”, “queremos la muerte para estos cerdos”, “llegaremos a la nuez de tu cuello cabrón”

“Queremos que explote un bus del PP con nitroglicerina cargada”

“puta policía, puta monarquía” “a ver si ETA pone una bomba y explota” “para todos aquellos que tienen miedo cuando arrancan su coche, que sepan que cuando revienten sus costillas  brindaremos con champán”

la portavoz de IU en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, acaba de remitir  hoy al director de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales, Michael O’Flaherty, la sentencia condenatoria a Valtonyc al considerar que el rap “es una expresión artística como otra cualquiera, un canal para expresar sentimientos, rabia o describir realidades y no debería llevar a nadie a la cárcel por muy crudas que sean sus letras”.

¿Qué significa todo este preámbulo? Pues que una buena parte de la izquierda política y social del Estado español no tiene ni criterio ni coherencia en un viejo pero fundamental  debate que el auge de las redes sociales ha situado en primerísimo plano de la actualidad: los límites de la libertad de expresión en relación con el racismo, las amenazas y el fomento de la violencia

Estoy absolutamente convencido de que la normativa española en esta materia necesita ser reformada con urgencia

Soy de los que creen que la  condena de tres años y medio a Valtonyc es excesiva y que este exceso debería ser imposibilitado mediante una reforma del Código Penal en lo que se refiere a los delitos de odio.

También creo que es necesario reformar la ley para evitar sentencias contradictorias como las que se están produciendo en estos momentos.

Y, por último,  también creo necesario reformar la norma para evitar comportamientos erráticos y arbitrarios de la fiscalía que son bastante evidentes.

A mí me gustaría que IU, Unidos Podemos y las formaciones políticas y sociales de la izquierda en general encabezaran estas reformas pero éste es un empeño imposible y condenado al fracaso si quienes tendrían que cargarse de razón, liderar una posición socialmente mayoritaria, procurar rigor, mesura y claridad son los primeros en tener una posición aparatosamente arbitraria y contradictoria  según se trate de obispos, de raperos anticapitalistas, de homófobos, de legionarios o de supuestos izquierdistas

 

 

 

 

 

Publicado en España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Iglesias en la Luna

MAG    Esta larga e imprescindible entrevista a Pablo Iglesias de 24 de enero   demuestra a las claras que ni la crisis institucional en Catalunya ni las nuevas revelaciones sobre la corrupción del PP ni la catastrófica  pérdida de derechos laborales, ni la subida de los alquileres ni las amenazas sobre las pensiones, ni el fracaso electoral de Catalunya en Comú-Podem, ni el descenso electoral de UP que vaticinan las encuestas ni su calidad de líder estatal peor valorado han sido capaces de  devolver a Pablo Iglesias a la realidad.

Muy al contrario, Iglesias ha optado por atrincherarse en el discurso fantasioso de 2014, y  opina que UP tiene “un margen de crecimiento enorme” y que “nos va a ir bien“. Igualmente, asegura que el “bloque reaccionario que ha arrastrado al PSOE” (es decir, del que forma parte el PSOE) no tiene soluciones  y nosotros sí;  que , a pesar de lo que pueda indicar el resultado de las elecciones catalanas, nuestra propuesta territorial “ya ha calado y forma parte de un sentido común mayoritario” (sic) y que la prueba de que él es el líder más adecuado para UP son los ataques que recibe de sus adversarios (sic)

En resúmen, Pablo Iglesias sigue opinando que, básicamente,  lo hacemos todo muy bien;  mantiene incólume su visión  maniquea de la lucha entre los buenos (nosotros) y los malos a los que vamos a derrotar (todos los demás); se niega a entrar en el análisis y a sacar consecuencias del giro hacia la derecha en España, en Europa, y en el mundo y, finalmente,  nos invita a alimentar una confianza religiosa en  la victoria política y electoral de Unidos Podemos.

Tan reconciliado está con su propia trayectoria que, hace pocos días, reeditó su propuesta de moción de censura al PP sobre la base de -agarrarse que vienen curvas – un acuerdo entre Unidos Podemos, el PSOE, el PDCat, ERC y el PNV.  A nadie se le escapa que, en las actuales circunstancias,  semejante fórmula, además de ser inviable en la práctica, sería incapaz de desarrollar una acción de gobierno mínimamente coherente y supondría una repetición, corregida y aumentada, de los errores cometidos por Catalunya en Comú-Podem en las elecciones del 21-D. Pero todo esto, claro, no tiene particular importancia para quien considera la realidad una molestia de la que es posible prescindir

El relato de Iglesias es útil para enardecer y fidelizar  a una parte (cada vez más pequeña) de la base militante y electoral de Unidos Podemos y – dato importante – para consolidar a sus actuales dirigentes,  pero, desde el punto de vista ciudadano, este relato es una ruina y una de las causas principales de nuestro continuado descenso electoral.

No lo lamento por nosotros, es decir, por IU,  por Podemos, por las Mareas o por  Unidos Podemos como tal. Percibo mucha cobardía entre dirigentes de Podemos que prefieren aguardar a que UP fracase para decir con claridad lo que piensan y también percibo escaso sentido común entre dirigentes de otros partidos que, ante la debilidad de Iglesias, lo único que ven es la oportunidad de ganar peso e influencia en la la coalición.

Mientras nosotros andamos por estos jardines, todo indica que, si ahora se convocaran elecciones,  la suma de PP y Ciudadanos dispondría de  una holgada mayoría. Dicho de otra manera:  el 2018 vamos a estar más lejos del cambio que España necesita que en 2017, de la misma manera que, el 2017, estuvimos más lejos del cambio que en el año 2016.

En este contexto de tsunami neoliberal, de pérdida de derechos sociales y de avance de la derecha y de la extrema derecha en casi todo el planeta, necesitamos partidos de izquierdas plurales pero que sean capaces de hacer tres cosas: mirar la cruda realidad de frente,  diseñar estrategias de cambio que partan de esta realidad y  voluntad de  entenderse entre sí

Esto es lo que la gente necesita y lo que, desgraciadamente,  Unidos Podemos, con Pablo Iglesias a la cabeza, no es capaz de darles

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , | 9 comentarios