¿53 asesinadas en un año?, poca cosa con la de putas que hay sueltas

palabras matan56 asesinadas  no es una buena marca. A ver si doblamos esta cifra, gracias

Hay que matar matar matar a los judíos

Ahora sólo falta un atentado en Madrid, unos cuantos españoles muertos y un año de puta madre

Expresiones como estas, en Twt y en Facebook, fueron consideradas por los tribunales delitos de odio y fueron castigadas con penas de prisión.

Afortunadamente, no recuerdo ni a IU ni a Podemos ni a intelectuales de izquierdas protestando contra estas condenas ni considerándolas un atentado contra la libertad de expresión

Tampoco les he escuchado protestar contra los colectivos LGTBI cuando éstos  han denunciado ante los tribunales las opiniones de un obispo por proclamar que la homosexualidad era una patología o cuando, en numerosas ocasiones, colectivos feministas han pedido castigos penales para lo que consideraban delitos de odio contra las mujeres.

Es más, hace pocos días IU ha solicitado al gobierno madrileño que impidiera un acto de Hazte Oir en aplicación de la “Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia, que prohíbe las expresiones vejatorias contra la diversidad sexual y de género en el ámbito madrileño y también ha denunciado ante fiscalía por “delito de odio y discriminación a la mujer diversos “cánticos de la legión  del estilo: “Yo prefiero tener un tanque que tener una mujer porque el tanque va a la guerra y la mujer guerra es” o “Yo prefiero tener un perro a tener una mujer porque el perro ladra que ladra y la mujer ladrones es

En cambio, ante expresiones como las siguientes del rapero Valtonyc:

Jorge Campos (militante de la derecha extrema balear) merece una bomba de destrucción nuclear”, “queremos la muerte para estos cerdos”, “llegaremos a la nuez de tu cuello cabrón”

“Queremos que explote un bus del PP con nitroglicerina cargada”

“puta policía, puta monarquía” “a ver si ETA pone una bomba y explota” “para todos aquellos que tienen miedo cuando arrancan su coche, que sepan que cuando revienten sus costillas  brindaremos con champán”

la portavoz de IU en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, acaba de remitir  hoy al director de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales, Michael O’Flaherty, la sentencia condenatoria a Valtonyc al considerar que el rap “es una expresión artística como otra cualquiera, un canal para expresar sentimientos, rabia o describir realidades y no debería llevar a nadie a la cárcel por muy crudas que sean sus letras”.

¿Qué significa todo este preámbulo? Pues que una buena parte de la izquierda política y social del Estado español no tiene ni criterio ni coherencia en un viejo pero fundamental  debate que el auge de las redes sociales ha situado en primerísimo plano de la actualidad: los límites de la libertad de expresión en relación con el racismo, las amenazas y el fomento de la violencia

Estoy absolutamente convencido de que la normativa española en esta materia necesita ser reformada con urgencia

Soy de los que creen que la  condena de tres años y medio a Valtonyc es excesiva y que este exceso debería ser imposibilitado mediante una reforma del Código Penal en lo que se refiere a los delitos de odio.

También creo que es necesario reformar la ley para evitar sentencias contradictorias como las que se están produciendo en estos momentos.

Y, por último,  también creo necesario reformar la norma para evitar comportamientos erráticos y arbitrarios de la fiscalía que son bastante evidentes.

A mí me gustaría que IU, Unidos Podemos y las formaciones políticas y sociales de la izquierda en general encabezaran estas reformas pero éste es un empeño imposible y condenado al fracaso si quienes tendrían que cargarse de razón, liderar una posición socialmente mayoritaria, procurar rigor, mesura y claridad son los primeros en tener una posición aparatosamente arbitraria y contradictoria  según se trate de obispos, de raperos anticapitalistas, de homófobos, de legionarios o de supuestos izquierdistas

 

 

 

 

 

Publicado en España | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Iglesias en la Luna

MAG    Esta larga e imprescindible entrevista a Pablo Iglesias de 24 de enero   demuestra a las claras que ni la crisis institucional en Catalunya ni las nuevas revelaciones sobre la corrupción del PP ni la catastrófica  pérdida de derechos laborales, ni la subida de los alquileres ni las amenazas sobre las pensiones, ni el fracaso electoral de Catalunya en Comú-Podem, ni el descenso electoral de UP que vaticinan las encuestas ni su calidad de líder estatal peor valorado han sido capaces de  devolver a Pablo Iglesias a la realidad.

Muy al contrario, Iglesias ha optado por atrincherarse en el discurso fantasioso de 2014, y  opina que UP tiene “un margen de crecimiento enorme” y que “nos va a ir bien“. Igualmente, asegura que el “bloque reaccionario que ha arrastrado al PSOE” (es decir, del que forma parte el PSOE) no tiene soluciones  y nosotros sí;  que , a pesar de lo que pueda indicar el resultado de las elecciones catalanas, nuestra propuesta territorial “ya ha calado y forma parte de un sentido común mayoritario” (sic) y que la prueba de que él es el líder más adecuado para UP son los ataques que recibe de sus adversarios (sic)

En resúmen, Pablo Iglesias sigue opinando que, básicamente,  lo hacemos todo muy bien;  mantiene incólume su visión  maniquea de la lucha entre los buenos (nosotros) y los malos a los que vamos a derrotar (todos los demás); se niega a entrar en el análisis y a sacar consecuencias del giro hacia la derecha en España, en Europa, y en el mundo y, finalmente,  nos invita a alimentar una confianza religiosa en  la victoria política y electoral de Unidos Podemos.

Tan reconciliado está con su propia trayectoria que, hace pocos días, reeditó su propuesta de moción de censura al PP sobre la base de -agarrarse que vienen curvas – un acuerdo entre Unidos Podemos, el PSOE, el PDCat, ERC y el PNV.  A nadie se le escapa que, en las actuales circunstancias,  semejante fórmula, además de ser inviable en la práctica, sería incapaz de desarrollar una acción de gobierno mínimamente coherente y supondría una repetición, corregida y aumentada, de los errores cometidos por Catalunya en Comú-Podem en las elecciones del 21-D. Pero todo esto, claro, no tiene particular importancia para quien considera la realidad una molestia de la que es posible prescindir

El relato de Iglesias es útil para enardecer y fidelizar  a una parte (cada vez más pequeña) de la base militante y electoral de Unidos Podemos y – dato importante – para consolidar a sus actuales dirigentes,  pero, desde el punto de vista ciudadano, este relato es una ruina y una de las causas principales de nuestro continuado descenso electoral.

No lo lamento por nosotros, es decir, por IU,  por Podemos, por las Mareas o por  Unidos Podemos como tal. Percibo mucha cobardía entre dirigentes de Podemos que prefieren aguardar a que UP fracase para decir con claridad lo que piensan y también percibo escaso sentido común entre dirigentes de otros partidos que, ante la debilidad de Iglesias, lo único que ven es la oportunidad de ganar peso e influencia en la la coalición.

Mientras nosotros andamos por estos jardines, todo indica que, si ahora se convocaran elecciones,  la suma de PP y Ciudadanos dispondría de  una holgada mayoría. Dicho de otra manera:  el 2018 vamos a estar más lejos del cambio que España necesita que en 2017, de la misma manera que, el 2017, estuvimos más lejos del cambio que en el año 2016.

En este contexto de tsunami neoliberal, de pérdida de derechos sociales y de avance de la derecha y de la extrema derecha en casi todo el planeta, necesitamos partidos de izquierdas plurales pero que sean capaces de hacer tres cosas: mirar la cruda realidad de frente,  diseñar estrategias de cambio que partan de esta realidad y  voluntad de  entenderse entre sí

Esto es lo que la gente necesita y lo que, desgraciadamente,  Unidos Podemos, con Pablo Iglesias a la cabeza, no es capaz de darles

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , | 9 comentarios

A Iglesias y Garzon, patrones de la balsa

la balsaLos Reyes Magos no han sido propicios para Unidos Podemos:   por un lado, NC Report,  Celeste  y  Invymark   nos han “regalado”sendas encuestas que sitúan a UP en cuarta posición y  con un 15/16% de votos;  por otro lado, una lluvia de malas noticias  nos han explicado  que hay tensiones entre todos los componentes de UP , que hay una crisis soterrada en Podemos  o que el proyecto Podemos da síntomas de agotamiento .

Quienes tenemos una cierta experiencia en estos temas, sabemos lo que estas noticias significan: que hay problemas internos y que cuadros de Podemos e IU han empezado a filtrar informaciones a la prensa.

La última mala noticia, y la peor, es que las direcciones de Podemos e IU no dan muestras de haberse enterado de lo que pasa ni, por tanto, de proceder a las rectificaciones necesarias

En efecto, Podemos salió en los medios el día 9 de enero echando la culpa de todas sus desgracias a Catalunya  e IU está a punto de someter a la consideración de sus órganos de dirección  una propuesta política continuista  en todo lo hecho en meses anteriores … menos en la voluntad de exigir un reequilibrio en la coalición con Podemos.

A mí me parece bien que se produzca este reequilibrio y que, por ejemplo,  la marca “Unidos Podemos” sea una marca jurídicamente compartida por todos los miembros de la coalición en vez de una propiedad exclusiva de Podemos que mantiene a IU y a Equo en una situación subordinada y de absoluta indefensión.

Pero esta lucha por el poder interno – a la que Podemos ya ha manifestado su intención de resistir – me parece absolutamente irrelevante ante los problemas que aquejan a IU, a Podemos y a Unidos Podemos.

Aunque es verdad que la pésima gestión de la crisis catalana ha supuesto un severo castigo para Unidos Podemos (como era de prever), la pérdida de peso político y electoral es continua y permanente desde hace un año y medio salvo el breve espejismo que supusieron las encuestas inmediatamente posteriores a la ruptura interna del PSOE y la dimisión de Pedro Sánchez .

Así que intentar achacar la pérdida de expectativas electorales al tema de Catalunya es, sencillamente, falsear la realidad.

Lo que IU, Podemos y las confluencias necesitan es abrir un debate democrático y autocrítico sobre los siguientes temas.

Sobre si, realmente,  fue una buena idea contribuir a la continuidad de Rajoy en el Gobierno

Sobre qué ha hecho Pablo Iglesias para conseguir estar aún peor valorado que Rajoy

Sobre si es razonable que organizaciones que se dicen de la nueva política tomen todas sus decisiones importantes en un despacho del Congreso de Diputados

Sobre si es razonable que el electorado siga sin perderse a una  coalición política que, en junio de 2016, quiere cogobernar con el PSOE, que, en  el otoño/invierno de 2016, considera al PSOE parte de un “régimen del 77” al que hay que derrotar, que, en primavera del 2017, ofrece al PSOE presidir el gobierno de España a través de una moción de censura y que, en el otoño del 2017 considera al PSOE parte del “bloque monárquico y antidemocrático del 155”

…  y también sobre si, con la que está cayendo, la imagen que se debe proyectar es la de una coalición política centrada en disputas internas y reequilibrios de poder

Mientras esto no se haga, Unidos Podemos será lo que ya ha empezado a ser: una balsa a la deriva

 

Publicado en España | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

2018: urgente regreso al planeta Tierra

guerra de las galaxiasLa verdadera y sobrecogedora  lectura de los resultados del 21-D es que,  punto arriba, punto abajo,  la mitad de los catalanes está a favor de la independencia y la otra mitad no.

Es la misma situación que se produjo hace dos años pero peor: hay más confrontación, más enquistamiento y la altísima participación ni siquiera permite pensar que haya una bolsa significativa de abstencionistas indecisos

Si el Ulster y Euskadi han sobrevivido al siglo XX, quiere decir que todo puede ir a peor sin que el mundo se pare,  pero calificar esta situación de sobrecogedora no es una exageración y exigiría que TODOS los partidos se pararan a pensar, con respeto y preocupación, sobre lo que la ciudadanía catalana  ha expresado el 21-D.

Desgraciadamente, no es el caso. Cuando veo a los independentistas exultantes por haber “ganado” y por formar un gobierno que – pequeño detalle –  no podrá llevar adelante su programa; cuando veo a C’s exultante por ser los que más votos han obtenido en Catalunya  o a Hernando invitando a Arrimadas a intentar formar gobierno me doy cuenta de que la mayoría de políticos siguen  de espaldas a lo que EL CONJUNTO de los catalanes han manifestado y siguen jugando a la Guerra de las Galaxias en un siniestro espacio interestelar ajeno a  la compleja, evidente y preocupante realidad catalana. Sólo el PSC y, más recientemente, Catalunya en Comú-Podem parecen dar síntomas de entender e  intentar responder a lo que está pasando.

La solución para Catalunya no puede venir de dejar las como están, de medidas alicortas tipo  mejora de la financiación catalana ni puede venir a corto plazo  – esto es importante –  de soluciones aparentemente atractivas tipo “referéndum pactado y con garantías“.

¿Por qué este referéndum no es ni posible ni conveniente como solución a corto plazo?

En primer lugar, porque tenemos una Constitución muy explícita con la unidad del Estado y que, para ser reformada en esta materia, exige procedimientos larguísimos e hipercomplejos (recomiendo este esquemático artículo sobre el tema)

En segundo lugar,  porque, en una situación de empate técnico entre partidarios y contrarios a la secesión, echar al aire una moneda en forma de referéndum  para ver si sale un punto más de tal o cual opción me parece una frivolidad inadmisible. Situaciones así necesitan, a corto plazo, soluciones políticas parciales que fluidifiquen la situación, que rescaten a Catalunya del atasco, que abran nuevas perspectivas y que sean objetivamente beneficiosas para la ciudadanía catalana. 

La única solución real a un problema de esta magnitud  no puede ser otra que poner codos, inteligencia y altura de miras y abrir el melón de la reforma constitucional y redefinir la articulación territorial del Estado español de una forma más flexible, más democrática, más justa y mejor adaptada a la realidad de nuestra pertenencia común a la Unión Europea.

No creo que haya otra

 

 

 

Publicado en España | Etiquetado , , | 6 comentarios

Elecciones catalanas: datos contra mentiras

pinochoLos partidos independentistas podrán formar gobierno si se ponen de acuerdo entre sí, pero, electoralmente, NO representan a la mayoría de la población.

La situación de Catalunya exige de todos nosotros  rigor, seriedad … y respeto a la verdad. Es lo menos que podemos hacer ante la situación de fractura social, tensión política y sufrimiento emocional que los catalanes han padecido y que, previsiblemente, seguirán padeciendo.

Desgraciadamente, la lectura de los resultados electorales ha sido la primera víctima de las mentiras interesadas.

¿Cuántos catalanes han votado a opciones independentistas el 21D? El 47,49% (Suma de JxCatalunya, ERC i CUP)

¿Cuantos catalanes han votado a opciones que explícitamente han manifestado que no desean la independencia de Catalunya? El  51,17% (Suma de Ciutadans, PSC, Cat-Comú-Podem, PP i Recortes Cero)

¿Cuantos catalanes han votado a opciones que no se han pronunciado sobre la independencia de Catalunya  El 0,9% (Suma de PACMA y Per un Mon Més just)

Podéis encontrar los datos en la web de la Generalitat y la referencia a las candidaturas más minoritarias en esta noticia de La Vanguardia

Estos datos – salvo error u omisión en los decimales – son la expresión de la voluntad política de los catalanes. Lo demás son tergiversaciones interesadas.

La primeras tergiversación es la ubicación de Cat-Comú-Podem en un limbo de indefinición respecto al tema de la independencia que, sencillamente,  no se corresponde con la realidad. Pero esto – y lo digo yo que he lamentado en muchas ocasiones las posiciones de Catalunya en Comú –  es inadmisible. Una cosa es que Cat-Comú Podem no se considere parte de un autodenominado “bloque “constitucionalista” y otra no reconocer que Cat-Comú Podem se ha presentado a estas elecciones situándose nítidamente contra la independencia de Catalunya y de la DUI

La segunda tergiversación es confundir el voto popular con los escaños. Tenemos la ley electoral que tenemos y ésta permite que lo que vota la gente no tenga una traducción matemática en los escaños obtenidos. Algo que IU lleva 30 años denunciando sin éxito y que algunos, como El Pais,  parece que acaban de descubrir.  Sin embargo, estas son las reglas del juego y, por tanto, la mayoría absoluta del independentismo en el Parlament no se puede cuestionar y ha de ser aceptada al 100%

Pero una cosa es aceptar las reglas del juego aunque no nos gusten y otra es disfrazar a los hijos de la Ley d’Hondt y de la sobrerepresentación de Lleida y Girona respecto a Barcelona en votos populares. Esto, nuevamente, es faltar a la verdad y faltar a la verdad, construir castillos en el aire y primar la emoción sobre la razón es algo que Catalunya ya no se debería permitir

 

 

 

 

 

 

Publicado en España | Etiquetado , | 6 comentarios

La llave de Domènech, Iceta, el ejemplo del 20-D y el respeto a los votantes

llaveSi a  los catalanes les pasa tras el 21-D lo mismo que a los españoles después de las elecciones de diciembre de 2015 y tienen que volver a votar siete meses más tarde las consecuencias serán aún peores. En primer lugar porque los catalanes necesitan en mucha mayor medida que su martirizada situación política se resuelva cuanto antes y, en segunda lugar,  porque este nuevo paréntesis institucional se produciría en el marco de la aplicación del 155 y, por tanto, en un ambiente  particularmente crispante, anómalo  y enrarecido   Seguir leyendo

Publicado en España, Sin categoría | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Dos pronósticos y una iniciativa im-pres-cin-di-ble. Carta a Alberto Garzón (4ª y última)

garzón2Apreciado Alberto, a  Unidos Podemos ya sólo le queda un último tren para recuperarse con éxito. Me gustaría que le ayudaras a cogerlo.
Hace exactamente un año – en lo más álgido de la crisis del PSOE y cuando las expectativas electorales de  Unidos Podemos parecían ir viento en popa – publiqué un artículo titulado “Unidos Podemos va camino del fracaso, aunque no lo parezca” . Desgraciadamente, el tiempo ha venido a darle la razón a todos los que hemos compartido esta tesis 
Hoy en día, nadie mínimamente informado puede negar la crisis política y electoral en la que se encuentra UP y existen diversos estudios demoscópicos que indican que UP está muy lejos de haber tocado fondo.
Frente a esta situación, la “dirigencia” de UP mantiene un silencio espeso que, lejos de ser tranquilizador, parece indicar la profundidad de la crisis y la incapacidad para afrontarla ( 1)
En esta situación, me permito formular dos nuevos pronósticos y una iniciativa imprescindible
Dos nuevos pronósticos:
El primer pronóstico es que si persistimos en continuar fingiendo que no pasa nada se va a producir un doble desastre:
– Un desastre para la propia UP por cuanto lo que podría haber sido un debate racional se convertirá, más pronto que tarde, en una confrontación interna crispada, tensa y que empeorará aún más nuestra ya precaria situación.
– Y un desastre para la izquierda en general en la medida que nuestro retroceso – y esto es muy importante – va a favorecer que, tras las próximas elecciones,  se produzca una mayoría absoluta de PP y C’s. En efecto, la situación política europea  y la propia dinámica político-electoral del Estado español indican claramente que el crecimiento del PSOE no va a ser suficiente para compensar un fuerte descenso de UP.
El segundo pronóstico es que también vamos a fracasar si intentamos resolver la crisis de UP recurriendo a medidas superficiales.
Dicho de otra manera:  lo de UP no se arregla poniendo fin al agónico liderazgo de Pablo Iglesias (cada vez más desgastado entre el propio electorado de UP), dando una mayor presencia mediática a IU,  haciendo remodelaciones organizativas, retocando  nuestras medidas programáticas,  haciendo un mayor esfuerzo en el trabajo institucional o  dando un mayor impulso a la actividad en los movimientos y conflictos sociales.
La crisis de UP, que es también la crisis de la izquierda alternativa europea (remito de nuevo al sobrecogedor escrito sobre la decadencia de la izquierda en Europa  exige un cambio de orientación mucho más profundo
No voy a hacer aquí un análisis pormenorizado de los errores que, en mi opinión ha cometido UP porque ya los he reseñado a lo largo de este último año en diversas ocasiones:  desde el más reciente,  la posición frente al “procés” independentista de  Cataluña  ,  hasta nuestra incapacidad para leer correctamente la situación posterior a las elecciones de diciembre del 2015  pasando por la inoportunidad  y las falacias  de la famosa moción de censura o la posición errática y viejuna de UP respecto al PSOE 
Pero, intentando hacer un apretadísimo resumen, yo diría que UP es percibido por un sector cada vez más amplio de la ciudadanía como una fuerza excesivamente dogmática, sectaria, alejada de la realidad, errática en muchos temas – especialmente en la relación con el resto de partidos (2) – y más pendiente de los gestos mediáticos y  de la lucha partidista que de los problemas concretos de la ciudadanía. Si a ello añadimos el hecho de ser dirigido por una reducida cúpula institucional y el hiperliderazgo de Iglesias (un funcionamento que tan poco tiene que ver con la nueva política y los valores del 15M) es normal que nuestro proyecto suscite un apoyo ciudadano cada vez más reducido.
Algunos hemos impulsado en IU, desde hace años,  políticas muy distantes de las descritas y, en ocasiones, nuestras tesis han formado parte de lo acordado en las asambleas federales pero su aplicación práctica, por decirlo suavemente, ha sido francamente mejorable. Sin embargo, mi convicción sigue siendo que si incorporáramos estos criterios a nuestra práctica política otro gallo nos cantaría.
Si alguien tiene interés en conocer estas  tesis puede acceder a este sucinto resumen   o a las conclusiones de este artículo que escribí en febrero de este año
Sin embargo, el objetivo de este escrito no es promocionar una determinada  visión de las cosas sino formular
Una iniciativa imprescindible:
Promover en el seno de IU (en la actual UP esta iniciativa es impracticable por razones políticas y operativas)  la apertura de  un proceso participativo  sobre la situación de IU y de la propia UP  y sobre los remedios que hace falta implementar.
Lo propongo acogiéndome al  “Principio de democracia participativa (funcionamiento democrático, consenso y elaboración colectiva)” recogido en nuestros Estatutos y que consagra los debates realizados con tiempo, de manera horizontal, por abajo, buscando la síntesis política y abiertos a personas no afiliadas a IU
Esta debate  es algo que nos debemos después de una XI Asamblea express (por razones electorales) en la que no hubo lugar ni para una reflexión sosegada ni para tocar muchos temas que, sencillamente, fueron ignorados.  Pero estos – con ser importantes – no son los principales argumentos para llevar a cabo esta iniciativa. El principal es que este debate es la única herramienta en nuestras manos para impedir lo que antes he pronosticado: el hundimiento de UP y la mayoría absoluta de la derecha 
Me gustaría que esta propuesta fuera liderada  desde la dirección de IU pero sin olvidar – y esto es una sugerencia para militantes audaces – que un proceso de estas características puede ser impulsado desde corrientes, partidos y militantes autoorganizados
Los que piensan que, para sacar UP a flote y poder seguir aspirando a un gobierno del cambio, basta con lograr  un pacto por arriba sobre la caracterización del post-pablismo deben ser felicitados  por su remarcable optimismo. Pero los demás tenemos la obligación im-pres-cin-di-ble de darle a la militancia de IU la posibilidad de debatir y acordar la implementación de medidas más eficaces
Notas
(1)  Es cierto que, desde el pasado mes de  junio, la dirección de  IU sí que  ha incorporado a sus análisis escuetas alusiones al retroceso electoral de UP, pero lo ha hecho sin analizar las causas, sin plantear posibles soluciones y, por tanto, de manera absolutamente insuficiente
(2) A mí me resulta particularmente penoso los vaivenes, los vetos, las filias y las fobias con el resto de partidos (que, en el caso de nuestra relación con el PSOE, es un verdadero vodevil). Este es un debate que ya habríamos  superado hace tiempo si centráramos nuestras relaciones (con el PSOE y con todos los demás) en los acuerdos programáticos, es decir, en los intereses de la ciudadanía. En cambio, seguimos instalados en la política viejísima de la competencia partidista y los intereses electoralistas
Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , , | 8 comentarios