El Arcángel San Gabriel me ha explicado lo que pasará en Francia

arcangelEl Arcángel San Gabriel se me ha aparecido esta noche para explicarme lo que pasará en las elecciones francesas. Os reproduzco lo esencial de lo que me ha contado:

-Que si el gran número de indecisos, que si la incidencia del atentado, que si la subida de Mélenchon y encima fabada para cenar, no es raro que no puedas dormir, me espetó el Arcángel

– Es que no sé qué va a pasar. Tú podrías decirme algo?

–  Eber Eber, antes erás más avispado para los análisis. En fin!, te digo lo esencial: tras las presidenciales se reforzarán las políticas neoliberales, como en España, pero más.

– Vaya!, pero y la subida de Mélenchon?

– En Francia, como en España, hay en estas elecciones cuatro grandes opciones que aglutinan un 80% de votos pero, a diferencia de España, la correlación de fuerzas no es ligeramente favorable a la derecha: es abrumadoramente favorable a la derecha, así que tú me dirás de qué color va a ser la nueva presidencia y, más tarde, el nuevo gobierno

– Vaya, vaya!, pues sí que estamos buenos. Y el Partido Socialista?

– El Partido Socialista ha sido el pésimo gestor de estos últimos años de crisis y ahora lo está pagando. Tiene el electorado dividido entre Rivera (perdón, Macron), Mélenchon y su propia candidatura, la de Hamon.

– O sea, que va a desaparecer  y la France Insoumise de Mélenchon va a ocupar su espacio político….

– Jodeeeer Eber, cada día más espeso. Pues no, se va a reconstruir pero sin recuperar la gloria de antaño.

– Pues, como me lo pintas, mucho lío para acabar como en España: gobierno de la derecha y, en la oposicion, dos izquierdas con un peso parecido.

– Menos mal que te empiezas a enterar de algo…

– Pero, con este modelo, o encontramos la manera de colaborar, como en Portugal, o nos tiramos 20 años en la oposición y del Estado del Bienestar no quedarán ni los huesos.

– A mí que me cuentas, pardillo, nosotros somos de centro.

Y el Arcángel desapareció

Publicado en Internacional, La izquierda | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Venezuela: la mala gestión de la revolucion bolivariana y el ridículo de Podemos

Antes de que me empiecen a disparar quiero alegar dos cosas en mi favor:

La primera, que soy un partidario fervoroso de la revolución bolivariana de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Su pretensión de reafirmar la soberanía nacional y el control sobre su riqueza nacional en favor de las clases populares me parecen encomiables.

La segunda, que ni los medios de comunicación ni los políticos tan pretendidamente interesados por la situación en Venezuela y tan poco interesados por la guerra civil del Yemen o la falta de libertad en China me engañan ni por un segundo: ejercen de representantes de las corporaciones españolas que quieren incrementar sus beneficios económicos con la complicidad, como siempre, de una parte de las élites políticas y económicas de estos países.

Dicho esto, soy muy fan de la gestión de estos procesos llevada a cabo en Ecuador y Bolivia y muy crítico con el llevado a cabo en Venezuela. En Venezuela el proceso ha tenido un carácter marcadamente cesarista, ha trazado una divisoria radical entre favorables y contrarios al régimen, ha  renunciado a buscar suficientes alianzas en las clases medias y ha respondido a su pérdida de peso electoral con medidas progresivamente autoritarias. En definitiva, se ha gestionado muy mal. Sin embargo, la mayoría de los que ahora estamos en Unidos Podemos apenas prestó atención a Ecuador y Bolivia y se mostró encantada con un proceso venezolano que, a pesar de encaminarse a la ruina, era tan radical, tan provocativo, con tantas camisas rojas y tanta épica (por no mencionar al pequeño grupo de cuadros que más tarde fundó Podemos y que mantuvo con el régimen relaciones que iban mucho más allá de lo puramente político o emocional)

Escribo estas líneas sin saber el resultado de la inminente segunda vuelta de las presidenciales en Ecuador. Deseo fervientemente que triunfe el sucesor de Correa, Lenín Moreno, pero, aunque no sea así, estoy seguro de que Alianza País seguirá siendo una fuerza saludable e influyente. El chavismo, en cambio, avanza inexorablemente hacia un rotundo fracaso derivado de sus propios errores.

El penoso episodio de la asunción de las funciones de la Asamblea por parte del Tribunal Supremo venezolano es indicativo de la decadencia del régimen. No se sabe si es peor la medida en sí o su rectificación a instancias de Maduro en la medida que ha hecho tan patente la subordinación del Tribunal Supremo al poder ejecutivo

En España, el ridículo de Podemos ha sido épico. Ni ha tenido la gallardía de apoyar la decisión del Tribunal Supremo ni ha tenido el valor de criticarla. Se ha limitado a farfullar algunas frases sobre la complejidad del sistema constitucional venezolano. Algo muy sorprendente en un partido que siempre parece tener respuesta a todas las preguntas. Garzón, al menos, tuvo el valor de expresar su disgusto y calificar de error la medida del TS. Un gesto de coherencia y honestidad intelectual que le honra

PS La verdad es revolucionaria

Nota final Si te ha gustado este artículo aquí abajo tiene todo tipo de botones para ponerlo de manifiesto y para compartirlo en las redes sociales. Gracias

 

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

Susana Díaz y el sectarismo suicida de la izquierda

abc.750

Susana Díaz quiere ganar las primarias sobre la base de dos grandes premisas:

  1. Presentar a Pedro Sánchez como un perdedor que ha llevado al PSOE a sus peores resultados electorales y

  2. Presentarse a sí misma como la candidata capaz de convertir al PSOE en un partido ganador y capaz de reeditar las mayorías absolutas obtenidas en su día por Felipe González y Zapatero.

Ambas premisas, como los abalorios sin valor, son tan llamativas como falsas

Para comprobar que Sánchez no está asociado a la pérdida de votos del PSOE basta poner unos pocos datos sobre la mesa:

Elecciones generales y europeas de 2004 y Elecciones generales de 2008: el PSOE de ZP las gana con un 43% de votos en los tres casos. Es una época de burbujas, de crecimiento económico y de declaraciones triunfalistas como la de que la solidez de nuestro sistema bancario lo situaba a la cabeza de Europa (ZP dixit)

Llega la crisis y el giro político neoliberal y, consecuentemente,  las pérdidas electorales. Primero moderadamente (un 5% en las europeas de 2009) y luego aparatosamente: Rubalcaba pierde un 15% de votos en las elecciones generales del 2011

Por último, llegan las elecciones europeas de 2014  y el PSOE, con Rubalcaba al frente, baja aún más hasta situarse en el 23%: una cifra aparatosamente similar al 22,7%  obtenido por Sánchez en las elecciones del año 2016!!.

Si analizáramos las elecciones andaluzas, obtendríamos datos similares: poco tiene que ver el 51% de Chaves en el 2004 con el 35% de Susana Díaz en las elecciones del 2015

En resumen: si se tratara de buscar culpables que personificaran la pérdida de voto del PSOE en la última  década, éstos se encontrarían, básicamente, en la primera fila y en la tribuna de oradores del acto de presentación de la candidatura de Susana.

Sin embargo, este planteamiento de candidatos perdedores y candidatos triunfadores es simplista y poco serio. La caída electoral del PSOE tiene que ver con la crisis económica y, también, con el avance de la derecha en Europa, con la crisis identitaria de la socialdemocracia, con el aparatoso hundimiento electoral de los socialistas en Grecia, con la fragmentación y la espectacular pérdida de apoyos en Francia, con el desastre holandés, la crisis del Partido Democrático en Italia y la crisis del laborismo inglés, entre otros

En este contexto, prometer que van a volver los buenos tiempos, sencillamente, “porque yo lo valgo”,  es un insulto a la inteligencia. Pero, sin duda, es más fácil – aunque más conservador-  decirle cosas bonitas e ilusionantes a la militancia para obtener  el poder interno que enfrentarse con la realidad y diseñar un camino practicable para cambiarla . Esto es, imagino, lo que quiere decir Pedro Sánchez cuando habla de abandonar la nostalgia y construir una izquierda del siglo XXI

Ahora mismo, la realidad de Europa y de España  es que la derecha y la extrema derecha avanzan, que los derechos sociales, laborales y civiles retroceden y que casi ningún partido de izquierdas tiene expectativas reales de obtener una mayoría absoluta. En España, donde Unidos Podemos y el PSOE están empatados con un 20% de votos, esta imposibilidad es evidente y quien diga lo contrario, lleve coleta o melena leonada, falta a la verdad.

En estos casos, tener la voluntad de tejer  alianzas sobre programas es imprescindible para que algo cambie en sentido positivo. Dicho de otro modo: en las actuales circunstancias, el sectarismo y la prepotencia – vengan de donde vengan –  son una ruina para los sectores de la ciudadanía que decimos defender

Nota final: si te ha gustado este artículo tienes justo aquí abajo todo tipo de botones para manifestarlo y compartirlo

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

El voto a UP, inexorablemente hacia abajo

Desde junio de 2016 este blog está lleno de advertencias sobre los errores que UP está cometiendo y sobre la necesidad de dar un giro a nuestra política.

La naturaleza del giro se puede discutir (yo he expuesto mi modesta opinión en un reciente artículo) pero de que nos estamos equivocando cada vez hay menos dudas

EVOLUCION RESULTADOS ELECTORALES

UNIDOS PODEMOS

Elecciones 2015 y 2016 y sondeos posteriores

Fuente eldiario.es

 Elecciones 2015 *………… 24,4

Elecciones 2016……………  21,1

2016 Septiembre………….. 20,6

2016 Octubre……………….  23,2 (momento posterior a dimisión de Pedro Sánchez)

 2016 Noviembre…………… 20,2

2016 Diciembre……………. 20,7

2017 Enero ……………………20,3

2017 Febrero………………… 19,7

2017 Marzo………………….. 19,3

 * Suma de Podemos IU y confluencias

NOTA FINAL Si te ha gustado este artículo, justo aquí abajo tienes todo tipo de botones para compartirlo en FB, en Twitter, por Wp o para señalar “Me gusta”. Gracias

Publicado en España, La izquierda | Etiquetado , | 9 comentarios

Corrupción en la prensa

imag

La estúpida nota de la Asociación de la Prensa Madrileña contra Podemos ha tenido un efecto mágico e inesperado:  diversos periodistas están saliendo a la palestra  para denunciar las inconfesables presiones de que son objeto  por parte de los propietarios de sus medios, ya sea “motu proprio” o a instancias de   políticos, instituciones y anunciantes.

Cuando los intereses corporativos de la empresa se ponen por encima de la verdad, estamos hablando de corrupción y, además, de una corrupción mucho peor que la  del  tres o el cuatro por ciento porque la libertad de información es uno de los pilares fundamentales de cualquier democracia.

Más abajo encontraréis tres artículos recientes que he seleccionado sobre este tema y que ponen los pelos de punta.

Cuatro breves apuntes antes de dejaros con ellos:

1) Para corromper la información no hace falta decir grandes mentiras (este recurso soez está reservado a outsiders sin escrúpulos como Inda), basta con ocultar unas verdades y distorsionar adecuadamente otras mediante la contextualización, la manipulación, la minimización o el sobredimensionamiento.  Suena un poco complicado dicho así pero, a la postre, no es más que aplicar un famosísimo adagio popular: “No hay peor mentira que una verdad a medias“. Por esa vía tan pedestre nos llevan todos los días a su huerto particular

2) Es cierto que las redes sociales y la prensa digital han abierto nuevos caminos menos susceptibles de ser controlados pero, no nos equivoquemos, el poder de la televisión sigue siendo inmenso.

3) Tampoco en las redes sociales y en la prensa digital es oro todo lo que reluce. El troleo está muy presente y es letal para la información y el debate; hay información falsa o poco contrastada que nos acecha en cada esquina y hay demasiados “líderes” en las redes capaces de simplificar, distorsionar y, por tanto mentir (recordémoslo: no hay peor mentira que una media verdad) a cambio de hacer propaganda de su partido o de obtener un puñado de nuevos seguidores

4) Tenemos un importante problema democràtico del que apenas se habla.  Quizás ha llegado la hora de cambiar de chip y de ser más valientes y más imaginativos y de plantear alternativas realistas y contundentes para higienizar el sistema democrático.

En todo caso, aquí os dejo con los tres fantásticos artículos anunciados:

De Olga Rodríguez, Venga, seamos honestos con el periodismo

De Iñigo Saénz de Uruaga, Todos los casos de presiones y amenazas a periodistas que sorprenderían a la APM

De Carlos Hernández,  APM y Podemos: reflexiones de un periodista amargado

 NOTA FINAL Si te ha gustado este artículo, justo aquí abajo tienes todo tipo de botones para compartirlo en FB, en Twitter, por Wp o para señalar “Me gusta”. Gracias

 

 

Publicado en España, Y más | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La coherencia y el valor de Manuela Carmena al votar con el PP

manuela-carmenaCuando el PP ha planteado en el Ayuntamiento de Madrid el tema de Leopoldo López y de Venezuela (con el mismo interés económico-partidista con el que lo hace siempre), Manuela Carmena ha reaccionado con el inmenso valor que le da su compromiso de toda la vida con los derechos y las libertades individuales: en vez de fijarse en las intenciones de quienes planteaban la moción, se ha fijado en el contenido de la propuesta, ha votado a favor y, desgraciadamente, sin que la mayoría de su grupo municipal la acompañara. ¡Chapeau por su coherencia!

Manuela Carmena ha puesto sus principios por encima del miedo a entrar en conflicto con la mayoría de los concejales de Ahora Madrid y por encima del miedo a ser utilizada por los grupos de la oposición. ¡Chapeau por su valor!

Los derechos humanos no son como el resto de temas políticos. Aquí no caben la transacción ni las medias tintas ni los silencios tácticos: o se defienden siempre y en todo momento… o es que no se defienden de verdad.

Lamentablemente, casi todos los partidos optan por subordinar la lucha por los derechos humanos a sus intereses partidistas. La fórmula es una especie de ping-pong siniestro y fácil de entender: se denuncian airadamente las violaciones a los derechos humanos de los regímenes con los que se está enfrentado y, cuando otros partidos  denuncian las violaciones de los derechos humanos en los países “amigos”, se resuelve el tema no entrando en el fondo de la cuestión, alardeando de las denuncias propias y reprochando la tibieza del denunciante en los casos que políticamente le incomodan. La intervención de Rita Maestre en el pleno del Ayuntamiento de Madrid, que podéis encontrar en un twit de Ahora Madrid, constituye  un perfecto ejemplo.

La diferencia está en que la derecha practica este juego no sólo por razones ideológicas sino también económicas. Hay que estar muy ciego para no ver los intereses de  las grandes corporaciones españolas en la desmesurada obsesión del PP, C’s y una parte del PSOE con el tema venezolano. Y también hay que estar muy ciego para no ver que también son criterios económicos los que explican su  exquisito respeto hacia regímenes tan abyectos y tan distantes del credo neoliberal como China o Arabia Saudí.

La izquierda, en cambio, renuncia a tener un discurso coherente y valiente en materia de derechos humanos – que, además,  arrasaría socialmente – por dos pobres motivos: por proteger algunos iconos dudosos pero que pesan mucho más en la militancia que en la sociedad y, fundamentalmente, por una  desgraciada mezcla de sectarismo y  complejo de inferioridad que nos impide coincidir puntualmente con el adversario por miedo a ser tachados de débiles o incoherentes. Una lástima y una torpeza descomunales que va en perjuicio de los derechos humanos en general y de la izquierda en particular.

PS: Este no es un escrito sobre el caso concreto de Leopoldo López ni voy a sostener ningún tipo de debate al respecto porque me parece innecesario. Soy socio de Amnistía Internacional, sus informes son para mí perfectamente fiables (mucho más, en todo caso, que cualquier otra fuente) y su existencia, como tal organización, me parece una bendición para la humanidad. Su parecer sobre el tema, si os interesa, lo podéis encontrar aquí 

NOTA FINAL Si te ha gustado este artículo, justo aquí abajo tienes todo tipo de botones para compartirlo en FB, en Twitter, por Wp o para señalar “Me gusta”. Gracias

Publicado en Internacional, La izquierda | Etiquetado , , , | 8 comentarios

La agonía de la izquierda francesa y nuestras barbas a remojar

hamon-melenchon    Cuando se dice que la izquierda francesa ni siquiera va a pasar a la segunda vuelta en las próximas elecciones presidenciales, algunos le quitan importancia diciendo: – “¡Bueno!, esto ya pasó en 2002

Sin embargo, la situación actual es muy distinta a la de entonces. En 2002, Lionel Jospin,  candidato socialista, estuvo a unas décimas de desplazar a Jean-Marie Le Pen y pasar a la segunda vuelta (y también quedó sólo a tres puntos del ganador de la primera vuelta, Jacques Chirac). Por detrás de Jospin, la izquierda francesa se dio un regalo de pluralidad en forma de cinco candidaturas con alrededor del 5% de votos cada una. En resumen, el voto de izquierdas en 2002, aunque muy fragmentado,  sumó un digno 40% y la anomalía de su exclusión en la segunda vuelta se produjo únicamente por un puñado de votos.

Actualmente, la situación es radicalmente distinta a la descrita: según el último sondeo publicado, la extrema derecha de Marine Le Pen tiene una amplia ventaja con el 27% de los votos; a continuación le sigue François Fillon (heredero de Sarkozy) con un 20%; a continuación, una candidatura liberal centrista en torno a Emmanuel Macron con un 17% y, en cuarto lugar, con un 12% de votos y sin ninguna posibilidad de pasar a la segunda vuelta, encontramos empatados a Benoît Hamon, candidato socialista, y a Jean-Luc Mélenchon, candidato de la  Francia Insumisa  (una especie de Unidos Podemos a la francesa)

Ante semejante descalabro y aprovechando que Hamon representa al ala izquierda del PSF (muy crítica con Hollande y Manuel Valls)  no ha faltado quien plantee una unión de ambas candidaturas para sacar a la izquierda del agujero y, probablemente, pasar a la segunda vuelta.

Sin embargo, esta unión, salvo sorpresa mayúscula, no se va a producir.
Os hago merced del cruce de declaraciones y cartas en las que Hamon y Mélenchon se esfuerzan en demostrar que la culpa de la división es del otro (declaraciones que  tantos recuerdos nos traen a quienes, el año pasado, vimos frustrado nuestro deseo de enviar al PP a la oposición) .
Lo importante es que unos y otros prefieren sacrificar los intereses generales que agitar sus respectivas bases  y correr el riesgo de darle oxigeno al que consideran su principal competidor electoral.
En el contexto político en el que nos encontramos, tanto en Europa como en el resto del mundo,  esta actitud me parece irresponsable y poco decente. No se trata de tornar la aversión en amor ni se trata de ocultar las diferencias que existen entre unos y otros; se trata, sencillamente, de hacer cuatro cosas:
1) Tener la valentía de reconocer la dura realidad a la que nos enfrentamos
2) Poner los intereses de la ciudadanía por encima de los intereses de partido
2) Poner el acento en aquello que se comparte y no en aquello que separa.
3) Ponerse de acuerdo para que las cosas vayan hacia delante en vez de ir hacia atrás y para  que la gente viva mejor en vez de vivir cada vez peor
Francia no es lo mismo que España. Aquí no hay doble vuelta en las elecciones y aquí el PSOE y UP están empatados al 20% y no al 12%. Pero aquí, allá y, desgraciadamente, en muchas otras partes, compartimos la pérdida de identidad de la izquierda, los embates ganadores de la derecha y la falta de valentía y honestidad intelectual para afrontarlos
NOTA FINAL Si te ha gustado este artículo, justo aquí abajo tienes todo tipo de botones para compartirlo en FB, en Twitter, por Wp o para señalar “Me gusta”. Gracias
Publicado en España, Internacional, La izquierda | Etiquetado , , , , | 6 comentarios